jueves 13 de diciembre de 2018 - 12:01 AM

Ausencia de Estado

Son muchos los espacios vacíos que deja el Estado, no compensados con nuevos gobiernos que se presentan como innovadores, pero al parecer son más de lo mismo. Hay renuencia de los ciudadanos para expresarse a través de él, pues no creen en quienes lo dirigen, como lo reflejan los bajos índices de popularidad de que goza el actual Presidente según muestran los datos estadísticos. Ello es preocupante e inconveniente para los que creemos en el sistema democrático. La falta de liderazgo del gobernante sirve de justificación malsana a sectores inconformes que buscan soluciones apelando a la violencia. Esas áreas marginales de la población no se sienten parte del establecimiento de cuya construcción han permanecido ausentes, y de cuyos servicios nunca han sido beneficiarios. Observemos lo que en estos momentos le está sucediendo al Presidente Enmanuel Macron en Francia y cómo ha tenido qué reaccionar.

Tales grupos arguyen que el Estado no garantiza eficazmente sus seguridades vitales, derechos y propiedades, ni es capaz de suministrar salud, educación, empleo e infraestructura básica a la mayoría de la población.

Además que el Estado no representa lo público en general, sino que está al servicio de los grandes intereses económicos, siendo monopolizado por una minúscula clase dirigente cada vez menos representativa de la comunidad, esa que ahora está siendo cuestionada acá y en el exterior por escándalos que avergüenzan, menos a sus protagonistas.

Estas precariedades se traducen en debilidades de las instituciones, y su contraparte, la sociedad, abandonada a sus propias fuerzas, les niega el carácter regulador de la convivencia ciudadana. Debemos plantearnos la pregunta sobre si el pueblo, víctima de esos comportamientos, tiene la razón cuando se resiste a verse reflejado en ese Estado y no acepta sus reglas de convivencia en ámbitos como el económico, el social, el cultural, etc. Esta ola de pesimismo debe encontrar respuestas prontas y oportunas de las personas que nos gobiernan, de lo contrario tal situación será caldo de cultivo para organizaciones que quieren acomodar otro tipo de régimen, más imperfecto y desequilibrado, al ser fruto de la imposición y no del consenso democrático.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad