jueves 05 de septiembre de 2019 - 12:00 AM

Cambiar de dirigencia

Hoy la elección popular de alcaldes y gobernadores representa un pillaje que garan-tiza la rotación de delincuentes cada cuatro años
Escuchar este artículo

Menciono algunas de las muchas opiniones que se han hecho conocer por diversos medios, alertando a la opinión pública sobre el drama que enfrentamos los ciudadanos cuando debemos escoger a nuestros gobernantes en una sociedad corrompida hasta los tuétanos, con unos dirigentes oportunistas y logreros que sólo defienden sus intereses personales, buena parte de ellos cuestionados por diferentes autoridades. Otros sembrando cizaña, odios y rencores insuperables apostándole más a la guerra que a la paz, todo matizado a través de las redes sociales con mentiras, infundios y calumnias para desconcertar al elector, “pescar en río revuelto” y así seguir montados en un poder que no merecen, pues lo han desacreditado y aprovechado a costa nuestra.

Dice el periodista Alberto Donadío en un especial para El Espectador del 18 de agosto, a los 30 años del asesinato de Luis Carlos Galán, titulado “La política al servicio de la nación”: “... Hoy la elección popular de alcaldes y gobernadores representa un pillaje que garantiza la rotación de delincuentes cada cuatro años. Ya no hay comisiones ni porcentajes en los contratos oficiales, pasó a la historia el CVY (cómo voy yo), pues las cuadrillas que se apoderan de una alcaldía o gobernación se adueñan de toda la contratación con sus mafias...”.

Afirma el gran escritor William Ospina en un audio que llegó a mi celular, donde diserta sobre nuestra situación: “yo no creo que Colombia esté mal porque tenga guerrilleros, ni porque tenga paramilitares, ni porque tenga políticos corruptos. Colombia está mal porque no tiene una ciudadanía capaz de ponerle freno a todo eso (...) a mí me parece que Colombia tiene que cambiar de dirigencia con toda urgencia...”.

El Concejal de Bogotá Juan Carlos Flórez, crítico de la política actual y quien se retira de esa Corporación, en entrevista al diario antes citado recuerda una película mexicana llamada “La ley de Herodes”, cuyo lema que no comparte, es el siguiente: “el que no transa, no avanza”.

Pues bien, observemos que son varias opiniones de personas valiosas y valerosas invitándonos a reflexionar y no permitir que nos sigan metiendo gato por liebre.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad