jueves 30 de enero de 2020 - 12:00 AM

Defensa de Santurbán

los santandereanos en particular no debemos bajar la guardia, y en consecuencia seguir alerta y atentos para defender por todos los medios lícitos posibles, ese reservorio hídrico único en esta región
Escuchar este artículo

Ayer los colombianos escuchamos con atención por la emisora W, la entrevista hecha al doctor Camilo Gómez Alzate, Director de la Agencia Jurídica del Estado, en la que hizo saber al país que esa oficina por su conducto, hace poco tiempo adelantó ante un tribunal internacional (CIADI) una sólida y contundente defensa de los intereses nacionales en el Páramo de Santurbán, ante las codiciosas y exageradas pretensiones económicas de la empresa canadiense Eco Oro que ascienden a 764 millones de dólares, pleito promovido por esta multinacional, al no permitírsele la explotación y extracción minera en ese santuario ambiental, circunstancia prohibida en 2016 por un fallo de la Corte Constitucional.

En principio debemos estar todos satisfechos por esa labor cumplida por este funcionario, en ejercicio de sus deberes y obligaciones. Sin embargo, los santandereanos en particular no debemos bajar la guardia, y en consecuencia seguir alerta y atentos para defender por todos los medios lícitos posibles, ese reservorio hídrico único en esta región, que garantiza el agua para nosotros y futuras generaciones. De contera, hay qué exigir a las autoridades departamentales, municipales, gremios, la CDMB y la CAS se nos informe qué han hecho y están haciendo en estos momentos en procura de amparar a perpetuidad su existencia y todo lo que significa para nuestro entorno natural.

No hay que olvidar que detrás de ese dañino proyecto hay grandes intereses económicos que de manera soterrada impulsan sus negocios ya que en este medio hay gentes con mucho poder a quienes sólo les interesa el dinero. ¿Con qué agua se van a tomar el oro y la plata esos personajes? Quienes tenemos tribuna en medios tan importantes como Vanguardia no podemos ser tibios o timoratos para denunciar a quienes pretenden tomarse por asalto uno de los paraísos naturales más bellos de Colombia y Latinoamérica, como lo mostró en esplendidas fotos hace unas semanas este diario. Podrán aprovecharse con claros y exigentes requisitos las bondades del páramo para el turismo controlado, minería artesanal de antaño, etc., pero no su arrasamiento y desertización como puede ocurrir y ha acontecido en otros lugares de la Nación.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad