jueves 25 de junio de 2020 - 12:00 AM

Derecho de defensa

...debido al exceso de tolerancia en esta sociedad, no es extraño encontrarse en la radio o en la televisión con algún ex -presidiario opinando sobre lo divino y lo humano o en algunos casos haciendo la apología del delito.
Escuchar este artículo

Hace varios años en un encuentro en la Ciudad del Vaticano, el Papa Juan Pablo II expresó una opinión clara y oportuna a un periodista del Diario La Stampa cuando le interrogó acerca del derecho de defensa como valor fundamental que se posee ante una agresión injusta. Respondió el Papa : “(...) en casos de agresión es imperativo negar al agresor la posibilidad de causar daño; la única guerra justa es en defensa propia. Toda Nación tiene el derecho de defenderse, es un principio que fue formulado por San Agustín y fue reafirmado por el Concilio Vaticano II”. Reflexionemos sobre este mensaje para la sociedad colombiana cada vez más vejada, humillada y sojuzgada por bandas delincuenciales de todos los pelambres, involucradas en el narcotráfico, la minería ilegal, guerrilla que aún en estas épocas de pandemia continúa explotando oleoductos, reclutando y secuestrando.

El Estado según parece por los comunicados de prensa, hace su labor pero no tiene la capacidad plena de contener sus arremetidas, sabiendo que tiene la obligación de defenderse y defender a sus ciudadanos. Son múltiples las agresiones que a diario sufren las personas en este país. En algunos casos son víctimas de la inseguridad callejera y en las escasas oportunidades en las cuales los pillos son capturados, nuestras flojas leyes permiten su excarcelación. En otros son extorsionados o chantajeados, sin que hasta el momento se pueda garantizar que el Estado y sus autoridades tienen éxitos en el control de ese tipo de delincuencia.

También atenta contra la moral y el sentimiento ciudadano, comprobar que debido al exceso de tolerancia en esta sociedad, no es extraño encontrarse en la radio o en la televisión con algún ex -presidiario opinando sobre lo divino y lo humano o en algunos casos haciendo la apología del delito. Otros de manera soterrada que han desfalcado al Estado o están involucrados en crímenes de lesa humanidad se acercan sigilosamente a la JEP para buscar refugio como medio de defensa. Este desorden y cinismo nos obliga a creer que todo el mundo está libre de culpa, pero a vivir con ellos como bribones.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Publicidad
Publicidad
Publicidad