jueves 13 de julio de 2023 - 12:00 AM

Rafael Gutierrez Solano

Derechos Humanos

Las informaciones y denuncias hechas al Noticiero CM& en el programa Pregunta Yamid por el Coordinador del Observatorio de Derechos Humanos para Colombia, Europa y Estados Unidos, Alberto Yepes, dejan perplejo a cualquiera que quiera enterarse cómo anda en este país lo atinente a la preservación de los derechos humanos, y de qué manera el Estado colombiano no ha atendido en los últimos 55 años las recomendaciones de las Naciones Unidas, en procura de proteger y garantizar la vida, honra y bienes de las personas que ejercen un liderazgo social en esta comunidad, y también a la población más vulnerable del país. La consecuencia de lo anterior son 4.500.000 millones de personas desplazadas al interior de la Nación, constituyéndose Colombia en una de las naciones donde más se afecta a los individuos, producto de lo señalado anteriormente.

Es vergonzoso escuchar cómo en los últimos 5 años casi 1000 defensores de los derechos humanos han sido asesinados por agentes del Estado, grupos guerrilleros y paramilitares, y sólo hasta hoy se han producido 50 condenas de parte de la administración de justicia. El mismo doctor Yepes razona sobre el hecho de que sólo mandos medios de todos estos grupos han sido objeto de sanciones judiciales, pero por ejemplo ningún alto mando militar está condenado por una situación tan aberrante donde las masacres, los falsos positivos y demás asesinatos durante todos estos años han quedado en la impunidad.

Este tema, el de la impunidad es de los que más asombra al entrevistado pues al paso al que van las investigaciones se tardarían 60 años para establecer la verdad y aplicar los correctivos legales de rigor. Son absolutamente demoledores los argumentos del doctor Yepes que permiten concluir que Colombia seguramente será sancionada en el tema de los derechos humanos en las Naciones Unidas. Es el clásico ejemplo de una sociedad cuya violencia no ha sido controlada con regímenes legales fuertes y de autoridad para evitar con el paso del tiempo todas estas circunstancias que ahora tiene que enfrentar esta Nación en el foro mundial. Así estamos de mal, y no se ve luz en el horizonte.

Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Publicidad
Publicidad
Publicidad