jueves 18 de noviembre de 2021 - 12:00 AM

El profesor Llinás

Anota paradójicamente que en ninguna época se ha sabido tanto acerca del hombre, pero en ninguna época se ha sabido menos qué es el hombre.

Hace un tiempo un destacado científico colombiano – al cual no entiendo por qué no le han dado el premio Nobel de Medicina – director del Centro de Neurología del Hospital de Nueva York, el profesor Rodrigo Llinás, dio una entrevista a la revista Cambio 16 donde se refiere a los problemas de esta sociedad, argumentos que aún hoy siguen plenamente vigentes. El encabezamiento de ese diálogo se tituló: “La crisis del país es ética”. Allí indica cómo la catástrofe moral ha consumido en este viaje aparentemente sin retorno a una comunidad que optó por el facilismo, la ausencia de esfuerzo y tenacidad en la consecución de metas, desdeñando principios y valores que fueron los blasones de nuestra primigenia cultura.

Expresa que el país no ha repuntado en campos como los de la investigación, el mejoramiento en las condiciones de vida, ni aún en la manera de pensar. De esto es responsable también, según su versión, la religión católica que ha esclavizado mentalmente a la sociedad, pues su doctrina hace del librepensador un candidato al infierno. Afirma que “lo que era una filosofía de la vida, se convirtió en la explicación de la vida”. Anota paradójicamente que en ninguna época se ha sabido tanto acerca del hombre, pero en ninguna época se ha sabido menos qué es el hombre. Conocemos nuestro organismo físico y psíquico gracias a las ciencias pero ignoramos que esto sea la totalidad de la esencia humana. Han caído las concepciones idealistas: en nuestro medio el hombre no se mueve por ideales sino por intereses. El que se atreve a proponer un cambio de mentalidad es tildado de atrasado o de filósofo de pacotilla.

El hombre actual vive en contradicción interior: está separado de la vida por la excesiva mecanización del medio y su cultura, y es ahí donde la ética no juega ningún rol importante, pues lo que interesan son los logros. Hoy las personas actúan a través de tres adminículos: el celular, una tableta y un computador. La deshumanización es evidente a la luz de lo dicho por el profesor Rodrigo Llinás.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Publicidad
Publicidad
Publicidad