jueves 01 de diciembre de 2022 - 12:00 AM

Formación educativa

Los gobiernos y quienes representan a los ciudadanos en el Congreso de la República deben tener presente que cuando se apoya la educación y la cultura, se está invirtiendo en la persona y construyendo un patrimonio para la posteridad. Los programas educativos y culturales deben ser adoptados institucionalmente como políticas de Estado, por ende, todos los regímenes deberán respetarlos por ser desarrollo de la Constitución Política a través de leyes de la Nación. Una de las conquistas que la sociedad obtiene a mediano plazo con individuos que logran un buen nivel cultural es que la violencia aminora y se restringe el delito. Somos muchos los que creemos que a este pueblo lo que le ha hecho falta es más educación, y menos represión.

Si revisamos de manera genérica lo que ocurre en las escuelas y colegios con los pénsum o planes de estudio que desarrollan, la modernidad mal entendida y mal aplicada ha optado por abolir de sus programas materias tan importantes como la historia (nacional y universal), la ética, la urbanidad, la cultura cívica, la educación religiosa (sin necesidad de exigir ninguna inclinación particular), el arte, en fin todas aquellas áreas que hacen del hombre un ser sensible y equilibrado para enfrentar los retos que el futuro le depare. Los educadores deben asumir que están formando seres humanos como ejemplo de vida a sus semejantes, y no robots que todo lo pretenden resolver de manera virtual a través de los computadores o el internet.

Tengo la certeza que si el esquema educativo al que hemos aludido se hubiera mantenido y mejorado, el país se habría ahorrado la vergüenza de observar el desfile de los llamados lideres o dirigentes rumbo a la cárcel, o inclusive muertos por preferir los halagos del poder a cualquier precio, a una vida digna y ejemplar. Resulta lamentable para una comunidad recordar que existieron generaciones perdidas producto de la ambición y el dinero fácil integradas por individuos carentes de educación. Acá en Santander algunos de esos bandidos se han reciclado a través de interpuesta persona muestra de su falta de cultura y de respeto por la sociedad.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Publicidad
Publicidad
Publicidad