jueves 06 de mayo de 2010 - 10:00 AM

La ley de Arizona

Dan cuenta los diferentes medios de comunicación que la gobernadora republicana de Arizona, Jan Brewer, promulgó hace unos pocos días la ley SB1070 que criminaliza la inmigración de indocumentados, que ha generado una gran controversia ideológica y social no solo al interior de los Estados Unidos donde uno de los primeros en demostrar su desacuerdo fue el Presidente Barak Obama, sino que ha logrado el consenso de la comunidad latina para rechazarla por discriminadora y atentar contra los derechos humanos,

éstos últimos convertidos en política de estado de los gobiernos americanos. Además tiene una cobertura que implica calificar como delito grave no solo al indocumentado, sino al que transporte a una de esas personas o la contrate. Para la policía local si existe 'una sospecha razonable' en relación con un individuo, que no entendemos cómo la podrá estructurar, éste será arrestado. Estamos en pleno siglo XXI y pareciera que a la mencionada gobernadora se le olvidó la historia de su país. Estados Unidos se formó como una nación de inmigrantes: españoles, franceses e ingleses llegaron a esos lugares en el siglo XVI a explorar las costas del Este. La colonización la inició Inglaterra en el siglo XVII, formándose 13 colonias que más adelante se independizaron, cuando el colonizador pretendió imponerles una exagerada carga tributaria. Si examinamos de cerca lo sucedido con Arizona, recordemos que esas tierras pertenecían a México cuando se independizó de España en 1841 y fueron arrebatadas a ese país en 1848 con la intervención estadounidense, de ahí su vecindad. Una legislación por más drástica que sea no puede eliminar los vínculos entre sus habitantes que han contribuido a la prosperidad de ese Estado.

Siendo Arizona la región calificada como la mayor productora nacional de cobre y ubicada como especial destino turístico, pudiéramos preguntarnos quiénes han contribuido de una manera definitiva al auge económico del mismo. Sabemos que un número importante de latinos han estado allí aportando su trabajo, sus energías y conformando un núcleo familiar que hace parte de la sociedad de ese territorio. Hoy es un imposible social y jurídico pretender que solo los nativos de una región integren comunidades que identifiquen el núcleo esencial de un país o nación. Mandatos legales de ese perfil muestran su cariz primitivo y no redimen ningún tipo de problemas, por el contrario, pueden generar odio y conflictos que esa ley no tiene previsto controlar.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad