jueves 30 de septiembre de 2021 - 12:00 AM

La prensa

En Colombia sí que ha sido trascendente tener una prensa libre e independiente que ha mostrado su eficacia sobre todo en estas épocas donde los principios y valores han sido echados por la borda...
Escuchar este artículo

Estos son algunos titulares que tienen el propósito de mostrar lo desbarajustada que se encuentra nuestra sociedad y la gran colaboración de la prensa: “¿Quién responde por los estoraques?. Centro Acuático ahogado en la desidia. Variante de San Gil, sin avances, ni plata, ni gestión. Licitaciones en Santander, en la mira de la Procuraduría. La conectante C1-C2 se estancó en el 2% de obra...”

Todos estos hechos y muchas más denuncias que a diario nos hace conocer Vanguardia quedarían ocultos y olvidados si no fuera por la importante y valiosa labor periodística de investigación que como buenos sabuesos adelantan los servidores de este loable y útil oficio de periodismo. A ellos se debe en buena proporción que la sociedad y la justicia no solo se entere de la corrupción que hoy campea en las administraciones públicas y privadas, sino además su colaboración para que esta no quede impune.

Esta lucha porque la verdad salga a la luz es la premisa fundamental a la que ellos se comprometieron cuando escogieron esta profesión. En Colombia sí que ha sido trascendente tener una prensa libre e independiente que ha mostrado su eficacia sobre todo en estas épocas donde los principios y valores han sido echados por la borda por quienes deberían dar ejemplo de ponderación y pulcritud en todos los ámbitos en donde se desarrollan las actividades de los ciudadanos. A manera de ejemplo recordemos que en los momentos actuales precisamente por las labores de la prensa seguimos enterándonos de las sucias componendas que se tramaron para defraudar al erario con el conocido contrato del Ministerio de Comunicaciones, donde presuntamente hay unos hechos de corrupción que no solo comprometen a funcionarios de ese Ministerio, sino también a algunos congresistas ya identificados por un posible tráfico de influencias en procura de la adjudicación del mencionado contrato.

Por todas estas razones es por lo que en su oportunidad, el célebre escritor, orador y político inglés Edmundo Burke en el siglo 18 designó por primera vez a la prensa como el cuarto poder, dando con ello una prueba de su intuición política.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Publicidad
Publicidad
Publicidad