jueves 09 de diciembre de 2021 - 12:00 AM

La Propiedad Privada

La propiedad privada es la encarnación misma de la noción de libertad, de soberanía individual, de independencia del individuo frente al poder.

El escritor judío Isaiah Berlín en su obra “Conceptos y Categorías”, al desarrollar el tema de la igualdad inicia con este aforismo: “Que cada hombre cuente por uno, y que ninguno cuente por más de uno”. Este puede ser el meollo de tal doctrina que ha permeado a gran parte del pensamiento liberal y democrático. Como muchas de las conocidas frases de la filosofía política puede calificarse de vaga y ambigua. Si la acomodamos al tipo de sociedad que tenemos, podemos afirmar como ideal el deseo de que todo y todos sean lo más igualitarios posibles en el tema no solo de la propiedad sino en el de las oportunidades. Considero que son muchos los que han añorado seriamente el nacimiento de tal sociedad.

En países como Colombia las desigualdades y desequilibrios económicos son tan enormes entre unos y otros, y la pobreza de los pobres tan extrema que en la situación de marginación y postración en que un buen número de personas se encuentra, la igualdad solo puede significar para ellas, reformas económicas y sociales prontas y efectivas. Por ejemplo, en el caso de la propiedad privada, para señalar uno solo de los puntos en donde más inequidades existen, la redistribución de la propiedad es uno de los parámetros de la doctrina liberal. La propiedad privada es la encarnación misma de la noción de libertad, de soberanía individual, de independencia del individuo frente al poder. Si no se respeta, un centro neuralgico de la democracia es vulnerado.

Si este valor, la propiedad privada, tiene tanta importancia para la salud democrática de un país, ninguna sociedad en la que esté concentrada en pocas manos puede ser de veras democrática. La solución no es abolirla como creen los marxistas, sino extenderla, facilitar el acceso a ella de sectores más amplios para que los ciudadanos adquieran un sentido concreto y estimulante de su libertad. Si hay una razón o circunstancia que justifique un esfuerzo extraordinario por parte del Estado en la vida económica, es la difusión popular de la propiedad privada. Eso es lo que esperamos del próximo gobierno.

Otras columnas
Publicidad
Publicidad
Publicidad