jueves 27 de agosto de 2020 - 12:00 AM

Los ex – gobernantes

Se siente nostalgia y tristeza cuando se les escucha o se les lee, y comprobar todo lo que hubieran podido haber hecho y no hicieron
Escuchar este artículo

En estas sociedades no resulta sorprendente constatar como con posterioridad a la dejación de sus cargos, los ex gobernantes se convierten en vedettes de los medios de comunicación (en especial en la prensa de los fines de semana), siendo requeridos con gran asiduidad, circunstancia aprovechada para proponer remedios a las crisis de los países que gobernaron. Es una conducta contradictoria. La reflexión elemental que hacemos es que esas genialidades debieron aplicarlas cuando ostentaban el poder y tenían a la mano todas las herramientas para enfrentar los problemas que ahora sugieren arreglar con sus nuevas ideas.

Si durante toda una vida de trajinar político lograron arribar a la cúspide de sus aspiraciones, ese era el momento de concretar, si no todo, por lo menos buena parte de lo que durante su trayectoria pública pregonaron en los diferentes foros y escenarios. Algunos inclusive cuando la vida y el destino los pone en el lugar que les corresponde por comportamientos errados o presuntamente ilegales, imploran el amor a la Patria, quizás porque observan que en las postrimerías de su liderazgo, hubieran debido proceder de manera diferente, no solo consigo mismo sino con todos los demás.

Pero ya para qué, la inmensa mayoría de las personas no les cree. Soy de los convencidos de que la importancia histórica de un hombre, rara vez coincide con su naturaleza intima. Si se revisan sus entrevistas, las crónicas especiales, los ensayos y demás trabajos analíticos de muchos de los ex - gobernantes, allí encontramos complejas anotaciones y orientaciones sobre como se debe manejar un país. Lo anterior resulta irónico. Estos prohombres después de su retiro se convierten en oráculos a donde van a peregrinar todos los que están haciendo cola como aspirantes al poder, y por ende a recibir el visto bueno de rigor. Se siente nostalgia y tristeza cuando se les escucha o se les lee, y comprobar todo lo que hubieran podido haber hecho y no hicieron, en especial porque en este medio a esos personajes desde muy temprana edad, su periplo vital está señalado y orientado: el poder a toda costa.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad