jueves 19 de agosto de 2021 - 12:00 AM

Otras Perlas

He acá una breve semblanza sobre problemas que se han aplazado por años y que ninguna administración ha enfrentado con seriedad.
Escuchar este artículo

A Bucaramanga también se le ha conocido como la “Ciudad de los Parques”, y en verdad tales sitios de esparcimiento abundan en la metrópoli. Sin embargo, la situación en la que se encuentran la mayoría es deplorable, ofreciendo un espectáculo de descuido imperdonable. Estos lugares de recreación son construidos con los impuestos que cancelamos, pero al poco tiempo después de su inauguración, son abandonados a su suerte, al punto que la maleza, las basuras y su deterioro en el mobiliario transforman los parques en algo desapacible y poco amable e impiden que los usuarios retornen a ellos. Los maleantes aprovechan esa circunstancia para llevarse lo que queda de ornamentación. La administración municipal tiene la obligación de velar porque los dineros allí invertidos no se conviertan en ruina. Hasta el momento poca actividad de mantenimiento se observa.

Otro aspecto que golpea nuestro panoarama urbano es la mendicidad y los desplazados, entre ellos un buen número de extranjeros. Esta conducta ejercida no solo por los naturales de esta tierra, sino por emigrantes, ha hecho que los andenes y las calles de la ciudad, se hayan constituido en los dormitorios de cientos de personas que no tienen a donde ir. Por ello, los vemos deambular por toda el área metropolitana sin rumbo fijo, convirtiendo los espacios en donde se asientan en sectores desaseados e imposibles de transitar, además de inseguros. No se conocen programas para enfrentar esta problemática. Mal pronóstico es la conclusion sobre esta caótica situación.

Las ollas del microtráfico pululan en la ciudad, en particular en barrios de la zona Norte. No hemos vuelto a conocer de operativos policiales para desmontarlas. Por lo menos los medios de comunicación no lo informan. Lo que sí conocemos con frecuencia son los crímenes de delincuentes entre sí que se pelean la comercialización de este mercado ilícito.

La tapa de la olla son las basuras y El Carrasco sobre lo cual ya se ha hablado lo suficiente y lo que se espera es una solución definitiva. He acá una breve semblanza sobre problemas que se han aplazado por años y que ninguna administración ha enfrentado con seriedad.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Publicidad
Publicidad
Publicidad