jueves 01 de septiembre de 2022 - 12:00 AM

Para que no olvidemos

Tenemos la desgraciada costumbre de olvidar muy pronto. Este trillado argumento busca alertar al ciudadano sobre las graves consecuencias que tal comportamiento acarrea. Creo no equivocarme si afirmo que entre nosotros se ha entronizado el “síndrome de la asimilación” el cual permite soslayar estas tristes vivencias como algo de normal ocurrencia en un país en guerra. Es decir, nos hemos acostumbrado a vivir en medio de la violencia, de una serie de conflictos narrados a diario por los diferentes medios de comunicación que ya aterrorizan. Por este camino que transitamos nos encontramos con la indiferencia, la pasividad y el olvido. Tales actitudes están arruinando nuestra sociedad, volviéndonos seres complacientes que aceptan excusas intrascendentes con las cuales se justifican los horrores de una guerra de verdad donde abundan las mentiras.

El gran escritor Álvaro Mutis afirmaba con razón que “en la cárcel y en la guerra no se puede mentir”. Enfrentados a una de esas dramáticas circunstancias no existe alternativa diferente que la verdad, toda la verdad y nada más que la verdad, como reza el juramento jurídico. La guerra es un trance cruel y doloroso. No resulta grato hablar de ella, pero está ahí, muy cerca de nosotros y no nos la hemos podido quitar de encima, impidiendo olvidar todo lo caótico que esta envuelve. La guerra la patrocinan el ELN y las disidencias de las FARC, pero también los grupos criminales como el Clan del Golfo, los Pachenca, los Caparros, etc que manejan todos ellos un esquema de crueldad asesina.

Sin embargo, pensamos que en el alma de todos ser racional hay más espacio para la paz que para la guerra, así la historia nos de un bofetón recordándonos que han sido pocos los momentos de sosiego en el mundo. Creemos que la imposición de una verdad, cualquiera sea, no vale la vida de un individuo. El ser humano es irrepetible. Para culminar recordemos que en el campo de concentración de Dachau en Alemania los judíos escribieron una frase memorable que recuerda la tragedia de la guerra por haber sido sus victimas: “De los muertos para los vivos, para que no olviden”.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Publicidad
Publicidad
Publicidad