jueves 04 de abril de 2019 - 12:00 AM

Santurbán...

Resulta alentador que al menos a nivel periodístico, en editoriales y columnas regionales o en revistas de carácter nacional, se insista sobre el gravísimo problema que padecen nuestros recursos naturales sin que las autoridades encargadas de su control y preservación presenten a la comunidad resultados concretos: Ministerio del Medio Ambiente y Corporaciones Autónomas. Este diario en las últimas semanas ha hecho públicos el riesgo inminente que se vislumbra sobre el Páramo de Santurbán, además de la devastación de Chiribiquete, la más grande reserva de fauna, flora y culturas ancestrales de Suramérica, afirmando que “Colombia, ambientalmente, está cada vez menos lejos de una crisis”. Diego Caricatura este 29 de marzo, en “El ojo que todo lo ve”, envía un mensaje muy claro sobre el futuro de nuestro páramo, que puede estar sirviendo hasta para tráfico de influencias politiqueras.

No, qué vergüenza! El destino nos premia y entrega una herencia que no tiene precio, Santurbán, y los santandereanos expectantes e incapaces para defender ese tesoro. Lo que llaman la dirigencia de nuestro departamento privada y pública ausente, ante la incertidumbre de no saber qué va a ocurrir con la delimitación de nuestro más preciado reservorio de agua para el próximo siglo. La tal verraquera de esta tierra desapareció: acá solo priman la cobardía o los intereses. No duden que detrás de cualquier multinacional interesada en la explotación minera, están industriales, empresarios, comerciantes y otros personajes a quienes solo les interesa llenar sus alforjas con dinero. El legado que dejan estas industrias ya sean legales o ilegales a las poblaciones donde eso ocurre son un cementerio de socavones, cuevas o desierto, terrenos irrecuperables para siempre.

La revista Semana anunció este mes en un artículo titulado “Sos por el agua” que en el nuevo PND del gobierno Duque se introdujo una norma que deroga en la Ley 1753 de 2015, la que impide explorar y explotar cualquier tipo de recursos naturales en los PÁRAMOS. Dudo que en Santander los que tienen vocería ante las autoridades centrales hagan algo. Basta revisar sus lánguidas e inútiles actuaciones en el Congreso y llegarán a esta lamentable conclusión.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad