domingo 13 de septiembre de 2020 - 12:00 AM

A las puertas del infierno

No hay que equivocarse. El ataque simultáneo en diferentes puntos de la capital, de los CAI de la Policía, no fue espontáneo sino coordinado. Aprovechó la indignación ciudadana, pero estaba organizado.
Escuchar este artículo

Duque tuvo un respiro de gobernabilidad durante el confinamiento. Pudo evitar el paso por el Congreso, tan retrechero después de que se le pusiera freno a la mermelada, y atendió mediante decretos la crisis sanitaria y sus efectos económicos. Y no tuvo que enfrentar disturbios y manifestaciones en las calles porque la gente estaba encerrada.

Pero era presumible que, relajada la cuarentena, volvieran las manifestaciones. Primero, porque el aumento agudo del desempleo y la pobreza durante el confinamiento moverá a más ciudadanos a movilizarse. Después, porque las guerrillas viene desde el 2019 intentando implementar en Colombia la misma estrategia de articulación molecular y violenta que en Chile. Finalmente, porque la izquierda radical y Petro buscan erosionar al Gobierno y minar su legitimidad a través de protestas violentas, con miras a facilitar su llegada al poder. Incendiar el país y que corra sangre, que siempre atribuirán al Estado, es parte fundamental de su estrategia.

No hay que equivocarse. El ataque simultáneo en diferentes puntos de la capital, de los CAI de la Policía, no fue espontáneo sino coordinado. Aprovechó la indignación ciudadana, pero estaba organizado.

De manera que la tranquilidad duró poco. El narcotráfico está más boyante que nunca. Los grupos armados ilegales que se alimentan del mismo, incluyendo “disidencias” y “reincidencias” guerrilleras, muy bien financiados. Las redes de milicianos en plena operación, entre ellas las de las Farc, que nunca se desmovilizaron. Un sector de la ciudadanía, castigada con dureza durante la cuarentena y que hoy sufre desempleo y hambre, impaciente e irritado. Todo ello sazonado con el discurso incendiario de la izquierda que hoy se encubre tras el “progresismo”.

Para rematar, el abuso policial. A los responsables hay que juzgarlos prontamente y con severidad. Pero es absolutamente injusto extender a toda la Policía la culpa por el exceso de fuerza de unos de sus integrantes. La inmensa mayoría de sus 167 mil miembros respeta la Constitución y la ley y protege a los ciudadanos. Hecha la precisión, era previsible que se usara el episodio para cargar contra toda la institución.

El coctel explosivo perfecto. Narcotráfico, conflicto armado vivo, delincuencia común disparada y unos sectores ciudadanos enardecidos por el desempleo y la pobreza que se prenden con cualquier chispa. Estamos a las puertas del infierno.

El Gobierno no parece darse cuenta de lo que le corre pierna arriba. Se percibe frágil, temeroso. Y el miedo lo pueden oler las hienas, dispuestas a abalanzarse sobre la presa a la menor oportunidad.

Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad