domingo 29 de diciembre de 2019 - 12:00 AM

Camino, caigo, vuelvo a caminar

Es en nuestra capacidad de escoger, de decidir, donde está lo más noble y puro del ser humano. De hecho, es nuestra libertad la que nos hace humanos. Somos seres racionales para decidir. Y las equivocaciones son la prueba de nuestra humanidad.
Escuchar este artículo

Fin de año. Logros alcanzados. Metas incumplidas. Tareas a media marcha. Propósitos en los que no se dio ni un paso adelante.

Es la naturaleza humana. Planear, ejecutar, evaluar. Equivocarse. Reconocer que a pesar de fijarse propósitos, con la mejor de las intenciones, se fracasa, y se debe volver a empezar. Somos una dualidad consciente y en tensión permanente. Nos debatimos sin cesar entre nuestra naturaleza instintiva, animal, y el ser pensante, lúcido, trascendente. Entre nuestras compulsiones y nuestras razones. Entre hacer lo que queremos y lo que debemos. El hombre, solo el hombre, es capaz del bien más sublime y también de la más tenebrosa de las maldades.

Y sin embargo, también por eso, por tener que vivir decidiendo, por el libre albedrío, somos mejores que ellos, que los monos y que los demás animales. Mejores también que Adán y Eva en el paraíso, antes del Conocimiento, insulsos, insípidos, sin gracia alguna. Es en nuestra capacidad de escoger, de decidir, donde está lo más noble y puro del ser humano. De hecho, es nuestra libertad la que nos hace humanos. Somos seres racionales para decidir. Y las equivocaciones son la prueba de nuestra humanidad.

Así se nos van los días, uno tras otro, y se nos van los años, como este que se acaba, y se nos va la vida, en la tarea de escoger, de fallar, de caer, y de volver a levantarnos. Somos libres y, por tanto, responsables.

Retomé mi hábito de correr diariamente, abandonado casi del todo por cuenta de recorrer el país una y otra vez en las campañas del 18. Correr para mí es el silencio, la concentración, la oportunidad de ver desde otros ángulos los problemas y las soluciones. Me queda pendiente retomar la bicicleta.

Volví al ejercicio de mis oficios, abandonados también por ese monstruo desagradecido de la política. Y sí, algunos me odian por mis ideas, aunque no hayan cruzado palabra conmigo, pero también he recibido la confianza de muchos y tengo nuevos clientes a quienes estoy profundamente agradecido.

Leo menos de lo que quisiera, pero mucho más de lo que podía hace un año. Decepciono a algunos de los que más quiero y sufro porque les hago daño. Me culpo y confío, quizás en vano, en que algún día tenga perdón. El destino me regala una mujer maravillosa con la que quiero envejecer. Camino, caigo, vuelvo a caminar.

Vivo. Y deseo que este 2020 traiga vida, mucha vida, a todos mis lectores.

Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad