domingo 01 de diciembre de 2019 - 12:00 AM

El paro y la pretensión totalitaria

Es antidemocrático e incon-veniente reemplazar el debate en el Congreso por el diálogo directo con grupos so-ciales para la definición de la agendas, las políticas y programas que debe adelantar el Gobierno.
Escuchar este artículo

El “paro” no fue nacional pero fue mucho más que un paro. Solo salieron a marchar en todo el país unas 250.000 personas. Pero desencadenó un conjunto de hechos políticos de suma importancia. Duque se apresuró a plantear una “conversación nacional” con el ánimo de revisar la política social del gobierno.

Y cuando las protestas morían, lo devolvieron a la vida con una carta, firmada por el comité nacional del paro, la izquierda, el santismo y el samperismo. Los firmantes demandan un “diálogo eficaz” con el Gobierno para “la concertación de acuerdos [verificables] sobre los problemas fundamentales del país”. Pretenden que el diálogo verse sobre la implementación del acuerdo con las Farc, retomar negociaciones con el Eln, la reforma política, la política de seguridad, la reforma política y electoral, las medidas anticorrupción y el medio ambiente. Es decir, casi todo.

Ocurre que esa pretensión es ciertamente antidemocrática. Ni los 250 mil marchantes ni el comité del paro son “el país”, ni los firmantes de la carta representan a “la ciudadanía” cuya voz quieren arrogarse. Como mucho, se representan a sí mismos y a sus organizaciones. Pero no al resto de colombianos, ni a los 48.5 millones que no marcharon, ni a los 19.6 millones que votaron en las elecciones del 2018. Son apenas el 1,27% de los votantes, el 0,51% de los colombianos.

Es antidemocrático e inconveniente reemplazar el debate en el Congreso por el diálogo directo con grupos sociales para la definición de las agendas, las políticas y programas que debe adelantar el Gobierno. En Colombia, las leyes se hacen en cuatro debates, en órganos distintos, con tiempos definidos entre cada uno. No es un capricho. La Constitución ha previsto un sistema deliberativo, razonado, plural y pausado para hacer y modificar las leyes. En el Congreso están representados 18 partidos distintos.

Y es una pretensión totalitaria que unas minorías, que además perdieron las elecciones, quieran imponer sus posiciones a las mayorías silenciosas que no marcharon y a las mayorías que ganaron en las urnas. Y es una pretensión fascista que quienes están organizados corporativamente quieran reemplazar al Congreso y al gobierno elegidos popularmente. Y es fascismo puro pretender gobernar por las vías de hecho, por la capacidad de organizarse en las calles, de perturbar el orden o por la violencia para enfrentarse a la Fuerza Pública.

Sí, el Gobierno debe oír a los marchantes, pero no puede, de ninguna manera, negociar su agenda.

Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad