domingo 16 de agosto de 2020 - 12:00 AM

La Corte chavista

No, no está en juego la independencia de la rama judicial. La que está vulnerando el estado de derecho es la Corte, que se comporta como las chavistas, violando derechos fundamentales y persiguiendo a sus contradictores por venganza y por motivos políticos.
Escuchar este artículo

La crítica de una decisión judicial es un derecho ciudadano. Más en el caso de Álvaro Uribe, donde son tantas y tan evidentes las violaciones a derechos y libertades humanas:

El proceso lo inicia José Luis Barceló, que una semana antes había cerrado investigación contra Iván Cepeda y compulsado copias contra Uribe, con base en una denuncia presentada ese mismo día por el abogado de Cepeda. No hubo reparto, Barceló se asignó a sí mismo la competencia. La violación al principio de imparcialidad es evidente. No podía conocer de la denuncia contra Uribe el mismo magistrado que compulsó copias contra él.

La Suprema le ocultó por cinco meses a Uribe el proceso. El argumento de Barceló es estúpido. Dice que no informó porque era “contra persona indeterminada”. Si fuera así, la Corte no tenía competencia porque solo puede investigar aforados. Y si sabía que era contra Uribe, tendría que haberlo informado.

Solo se le vinculó al proceso el 08 de octubre de 2019. Mientras tanto, la Corte practicó innumerables pruebas sin participación de Uribe, en evidente violación del principio de contradicción, indispensable para asegurar el derecho de defensa.

A Uribe se le interceptó el teléfono ilegalmente. Hay pruebas de que la Suprema sabía desde antes de la interceptación que el celular era de Uribe. Tampoco les sirvió que el funcionario a cargo de las interceptaciones les informara, a los pocos días de empezarlas, que quien habla era Uribe.

Tampoco tuvo pudor la Corte en violar múltiples veces la confidencialidad de las comunicaciones entre abogado y cliente, derecho fundamental como pocos. Y podría seguir con la lista de violaciones a los derechos de Uribe. No tengo espacio.

No queremos que la Corte sea uribista. Debe ser imparcial. Exigimos que no sea antiuribista, que es cosa muy distinta. No buscamos privilegios para Uribe. Nadie está por encima de la ley. Pedimos que se le respeten sus derechos y libertades. No, no está en juego la independencia de la rama judicial. La que está vulnerando el estado de derecho es la Corte, que se comporta como las chavistas, violando derechos fundamentales y persiguiendo a sus contradictores por venganza y por motivos políticos. Y esperamos que las oeneges que tanto han defendido la privación de la libertad de Uribe, hagan su tarea de procurar la defensa de los derechos de todos, aunque no comulguen con su ideología, o que al menos se preocupen por la violación de los derechos de representación democrática de los 855 mil electores a quienes la Suprema deja sin voz al privar arbitrariamente a Uribe de su libertad.

Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad