domingo 21 de agosto de 2022 - 12:00 AM

Peligroso frenazo a la economía

xxx

Contrario a lo sostenido por Petro, la economía que recibe marcha por muy buen camino. Para el primer semestre el crecimiento fue de 10,6%. Nuestra economía crece más del doble que el promedio global.

Este comportamiento excepcional tiene tres explicaciones principales: por un lado, el consumo de los hogares; por el otro, la inversión, 19,7% en marzo; finalmente los buenos precios del petróleo y el carbón, las exportaciones más importantes del país.

El déficit fiscal de este año será de 5,6% del PIB y la deuda del Gobierno Nacional Central será del 56,5%, 10.5 puntos por debajo de lo que se proyectaba hace un año.

No todos son mieles. La inflación es el peor nubarrón. A junio fue 9,67%, el máximo histórico en 22 años. Sin embargo, aunque hay factores locales como el impacto de los bloqueos, aquí sí estamos enfrente de un fenómeno global.

Para atajarla, el BanRepública está aumentando la tasa de interés de manera acelerada y ya llega al 9%. La consecuencia será el encarecimiento del crédito. Y entre eso y el impacto de la inflación se afectará el consumo de los hogares.

Ese es el panorama que encuentran Petro y Ocampo. Lo malo es que las decisiones y mensajes que están enviando impactarán de manera muy negativa la economía.

Por un lado, castigan la inversión nacional e internacional. Por el otro, al sector extractivo, en especial el petróleo y el carbón. Es decir, le pegan a los otros dos motores principales económicos además del gasto de los hogares.

El mensaje de Petro y su ignorante Ministra de Minas ha sido el del marchitamiento paulatino del sector petrolero y carbonero. Una insensatez desde donde se le mire. No aprovechar la bonanza de precios, va en contravía de la tendencia global de mayor consumo, asegura que perdamos la autosuficiencia energética y castiga de manera severa la principal fuente de ingresos en moneda extranjera y los mayores aportantes de ingresos fiscales del Estado.

A su vez la anunciada reforma tributaria se cierne como una tormenta sobre la economía. De ser aprobada como se presentó, frenará de manera brutal el crecimiento de la economía y la generación de empleo, castigará severamente a los hogares más pobres y a los 480 mil tenderos del país vía el incremento de precios de alimentos azucarados y ultraprocesados y de los impuestos a los plásticos, el ahorro de los hogares y la inversión por la doble tributación y los impuestos a los dividendos y al patrimonio, y al sector minero energético con los impuestos extraordinarios a las exportaciones de petróleo, oro y carbón e impedir la deducción de las regalías.

Otras columnas
Publicidad
Publicidad
Publicidad