viernes 01 de mayo de 2009 - 10:00 AM

Grímpolas

Se cumplieron 100 años del nacimiento del notable payanés Guillermo León Valencia, Presidente de la República en el período 1962-1966, lo que no pudo ser su ilustre padre en 1930, vencido en franca lid democrática por el Movimiento de Concentración Nacional, liderado por el guatecano boyacense y liberal Enrique Olaya Herrera.

Murió Guillermo León en Nueva York, en noviembre de 1971, mes en el que encabecé mi informe para el señor Presidente de la República, doctor Misael Pastrana Borrero, como Ministro Plenipotenciario en las Naciones Unidas, con el siguiente párrafo:

'El mes de noviembre se inició con la dolorosa desaparición del doctor Guillermo León Valencia en esta ciudad de Nueva York. Nos correspondió rendirle aquí el conmovido homenaje de respetuosos admiradores suyos. Fue un colombiano gallardo y un patriota integral. Lo sorprendió la muerte cuando se proponía regresar al país llevando un mensaje y una acción de unidad en torno a las Instituciones y a su gobierno legítimo. Quienes aquí lo escuchamos somos testigos de su reiterada devoción por los superiores ideales. La Nación perdió a uno de sus mejores hijos'.

Días antes le había visitado en hotel de la metrópoli norteamericana, en compañía del también diplomático José Antonio Murgas. Fue un placer oírlo, hablar de todo cuanto él quiso exponernos sobre el país y la política, así como de los propósitos que lo animaban a su regreso a Colombia. Venía de Róchester y con decir optimista nos informó de su excelente salud. A las pocas horas caía muerto en central vía comercial de Manhattan cuando en compañía de su compatriota, doña Alicia Lince buscaban una chaqueta para usar en su deporte de caza.

Estas incomprensibles e imprevistas situaciones de la vida nos pusieron, con mi esposa y otros contados diplomáticos, en torno a su cadáver, en fría funeraria de la capital del mundo, hasta la llegada de sus hijos y familiares, procedentes de Bogotá, en el avión presidencial que lo devolvió a su patria, inanimado.

* * *

Lamentable el fallecimiento del médico Isaías Arenas Buenahora, quien durante años prestó en Bucaramanga sus servicios profesionales con sabiduría y amable comportamiento. Amistosa solidaridad a sus familiares. 

 

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad