viernes 27 de marzo de 2009 - 10:00 AM

Grímpolas

Acostumbrados desde la escuela a concurrir a las procesiones de Semana Santa en Pamplona, seguramente con Popayán las dos ciudades del país consagradas por entero al culto sincero y respetuoso de la Crucifixión, tuvimos grata oportunidad de ir a Piedecuesta, a reencontrarnos con ambiente, imágenes y templos parecidos, estos últimos punto de salutación y descan­so de los campesinos presurosamente llegados de la serranía.

En Piedecuesta, como en Pamplona, se abre anualmente un santo paréntesis reconciliatorio, olvidándose rencores y malas costumbres para entrar en el estado de la profunda desolación que absuelve. Como cuando se dijo que el 'místico de la oración a Jesucristo revela un espíritu colocado entre el hombre y el ángel'. Pamplona y Piedecuesta, revestidas de piedad y ensimismadas en la milenaria repetición del sacrificio, retornan en días a la gracia del buen comportamiento que aún cobija tradiciones inolvidables.

* * * *

Quien conozca, así sea en corta medida, de los asuntos vinculados a la economía y los negocios, está en estas semanas de-dicado a la búsqueda de las medidas que tiendan al ordenamiento de cuanto se ha quebrantado en las etapas y calidades de su manejo universal y local. La prensa, la radio, la televisión y los comentaristas especializados o no, aburren con la bolsa, los avalúos y las quiebras de sociedades, puestos o no de acuerdo en sus desgracias contables. Las llamadas pirámides descretadoras de ambiciosos fueron descubiertas al tiempo en todos los países donde aprovechaban, además, 'dineros calientes' y de sus clubes elegantes y pomposas residencias, han pasado a las estrechas celdas carcelarias. De esto nos queda que se ha vuelto a comprobar que el dinero es el estiércol del diablo pero, también, que sin éste no se puede vivir.

* * * *

Recientemente se han agravado circunstancias que afectan la tranquilidad de Bucaramanga y simultáneamente otras que desvirtúan su tradicional buena presentación. Es urgente la colaboración de los ciudadanos de bien con las medidas que las autoridades municipales están coordinan­do, para volver a la noble y limpia Ciudad de los Parques. 

 

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad