viernes 05 de febrero de 2010 - 10:00 AM

Grímpolas

Cuántos aconteceres de la Patria propuso recordar Daniel Samper Pizano en su inicial escrito de la 'historia irremplazable', a propósito de la fundación de 'El Tiempo' en enero de 1911, cuando don Alfonso Villegas Restrepo puso su nombre en la primera página del matutino liberal capitalino. Ciertamente vivíase un paréntesis de paz aceptado en la conducción de la República, devuelto el ejercicio del sufragio y el acatamiento de la Ley.

Las guerras civiles habían terminado y los fusiles se cambiaban por los chibaletes, las mesas de armada y el plomo de los 'tipos' del alfabeto castellano encasillados ordenadamente. Los periódicos tenían que ver mucho con el régimen imperante. El ejemplo se inició en Bogotá con la publicación de los Derechos del Hombre en 'La Bagatela' y dentro de este talante proseguía 'El Tiempo' bajo la Magistratura Nacional de don Carlos E. Restrepo, conservador sereno e imparcial. Los siguientes, Concha, Suárez, Holguín, Ospina y Abadía, un poco más sectáreos pero caballerosos, descontando en Ospina su actuación señalada categóricamente en el histórico 'Memorial de Agravios', suscrito por el General Benjamín Herrera el 18 de febrero de 1924 y que en uno de sus párrafos airados expresó: 'Permítame abrigar la ilusión de que por respeto a sí mismo y al alto puesto que ocupa, querrá S.E. vincular su nombre a una obra tan noble y de tan benéficos resultados como la de procurar que la verdadera República sea entre nosotros una bella realidad'.

Podría decirse que aquí empezó en firme el propósito liberal de reconquista que triunfó en febrero de 1930 con el nombre de Enrique Olaya Herrera. De todo este lapso y de las décadas siguientes seguiremos leyendo en 'El Tiempo' hasta el 30 de enero de 2011, fecha en que cumple el centenario de su nacimiento.

En alguna ocasión, de las tantas trascendentes de 'El Tiempo', el doctor Eduardo Santos escribió:

'Un periódico realiza plebiscito diario. Se somete cada día al fallo de los ciudadanos y cada día pueden éstos libremente rechazarlo, ignorarlo y también eliminarlo por su propia voluntad, con el simple y fácil gesto de volverle la espalda. Si un periódico llega a tener fuerza efectiva y gran prestigio y creciente influencia, como a 'El Tiempo' ocurre, es porque en el diario plebiscito el fallo le es favorable'.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad