viernes 12 de febrero de 2010 - 10:00 AM

Grímpolas

En el mes de febrero de 1937 es inhumado en Bogotá el doctor Enrique Olaya Herrera, semanas antes muerto en Roma, la Ciudad Eterna. El único orador del luctuoso acto, Presidente de la República Eduardo Santos, recordó en su sentido discurso los versos del poeta, pronunciados en Washington ante el cuerpo inanimado de Abraham Lincoln:

'Oh Capitán, mi  Capitán! Terminaba ya el proceloso viaje.

El barco había sorteado todos los escollos y era nuestro el trofeo anhelado.

Suenan las campanas, vibra la alegría de las gentes y siguen todos los ojos la ruta firme del barco, del barco audaz y severo, que ya regresa al puerto.

Pero ¡oh dolor infinito! Sobre el puente del barco victorioso inerte yace el capitán'.

***

El 'día sin carro' permanente en las ciudades sería ambiciosa solución a la contaminación ambiental y a las aglomeraciones vehiculares, cuyos estragos aumentan simultáneamente con las importaciones asediantes. Pero ¿se ha evaluado y analizado la problemática global de esta exageración? Posiblemente el congelamiento real de las matrículas actuales y la acelerada sustitución de combustibles fueran promociones definitorias. Porque el ayuno de carro por un día pareciera apenas una maldiciente incomodidad sin resultados, por lo transitoria.

***

El difícil caso ocurrido ahora en 'El Tiempo' entre sus Directores Luis Fernando Santos y Guillermo Villaveces, por una parte, y Rodrigo Pardo y María Elvira Samper, directores de la Revista Cambio, del mismo periódico, por la otra, no se veía desde cuando hace decenas de años se prescindió de los escritos de su notable columnista, el humorista Caballero Calderón, Klim, por sus reiterados y ofensivos ataques al presidente López. Era tan ocurrente Klim que en alguna ocasión un mesero llamado Pablito, meloso y afeminado le preguntó: '¿Como se le hacen los huevos, don Luquitas?' Y él le contestó aflautando la voz: 'De un lado para otro, Pablito'.

 

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad