viernes 20 de marzo de 2009 - 10:00 AM

Grímpolas

El 'Movimiento de los Comuneros' no fue un acontecimiento sorpresivo e independiente. Fue un estado permanente de insurgencia patriótica iniciado en 1780 cuando se extremaron ofensivos comportamientos oficiales en nuestro invadido territorio.

Los libros 'Galán el Comunero' y 'Santander y sus Municipios', del renombrado historiógrafo don José Fulgencio Gutiérrez, 'Cronicón Solariego', de Enrique Otero D’Costa, otro notable santandereano y Carlos Pereira, historiador mexicano, coinciden en exaltar la reiterada función independientista de los Cabildos como auténticas expresiones de la ciudadanía.

El 'Movimiento Comunero' fue la acción precursora que por décadas actuó en extensas zonas sometidas por la arbitrariedad foránea. Cumplió el Movimiento jornadas coincidentes, multitudinarias, como la marcha hacia la Capital del Reyno, sugerida y encabezada por el prócer José Antonio Galán y que no obstante los millares de participantes sólo llegó a Zipaquirá donde fue detenida por enviados de Santa Fe, entre éstos el Arzobispo Antonio Caballero y Góngora, el oidor Joaquín Vasco y Eustaquio Galavís, quienes lograron crear una situación de desánimo en algunos de los sublevados y, por consiguiente, el desestimiento de actuar en la capital, por el momento.

Socorro, Mogotes, Charalá, Barichara, Simacota, Guapotá, Coromoro etc., coincidieron en la declarada Revuelta Comunera, iniciadora de la Guerra de Independencia. La inteligencia y el valor de nuestros antepasados naturales colmaron amplias alternativas, pensando en grande, e inclusive llegando al exterior, a la manera de los Comuneros de Santo Domingo de Silos que establecieron contacto con Tupac Amarú, valiéndose de decenas de postas intercambiadores de cartas clandestinas informativas.

Dice la Historia Patria ilustrada que entre las consecuencias del levantamiento deben citarse las siguientes: abrió los ojos del pueblo sobre la facilidad de organizarse en agrupaciones respetables de acción poderosa; manifestó la debilidad del poder colonial; dio a conocer la falsedad de las promesas con las cuales eran halagados los colonos; hizo ver la crueldad con que éstos serían tratados en cualquier momento por las autoridades extranjeras.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad