viernes 03 de abril de 2009 - 10:00 AM

Grímpolas

Incluido en la comisión de la Academia que visitó el Cañón del Chicamocha y vio cómo la antigüedad de su altanera geografía accedió a la presencia de extraña modernidad que la perturba, en beneficio de las gentes, atino a recordar que hace décadas otros campeones de la positividad rompieron a pica y pala las entrañas mismas del cañón y, sin motores, teodolitos ni helicópteros, cruzaron los espacios, derrumbaron cordilleras y consolidaron el milagro de la comunicación en ruedas.

Unos y otros, los de ayer y los de hoy, merecen el reconocimiento general de los colombianos. Los de hoy están en turno y por ser inmediatos a las particularidades del momento, encuentran las sorpresas que toda obra humana trae consigo, pero que el tiempo se encarga de aligerar en el balance de las realizaciones posibles cada cien años. En el 30 el libanés Elías Salah y sus obreros montaron a pulso y berraquera el largo y pesado puente metálico de 'Pescadero' que, comparativamente, llamó tanto la atención como el suntuoso teleférico que apabulla a los más críticos.

* * * *

La escritora internacional Laila Abu Shinab, cuenta cómo el sociólogo alemán Klaus Meschkat ha vuelto sobre la política colombiana de la década del 20 al 30 y encontrado en Moscú interesantes documentos sobre los inicios del comunismo en Colombia. Entre tantos, cartas de María Cano fechadas en 1927, posiblemente en Medellín o Barrancabermeja. Aquí en Bucaramanga recordamos a la Cano, dirigente, con Uribe Márquez y otros, interviniendo la política sindical de los petroleros en el puerto y con algunos intelectuales aficionados a la extrema izquierda, reunidos en el Teatro Garnica, gracias a la libertad cultural allí imperante, como era en Barranca el denominado 'Café Libertad', dispuesto para todos porque no tenía puertas. María Cano fue la oradora colombiana que elevó su voz disidente contra el establecimiento y ahora, desde la eternidad, sugiriendo en el libro de Klaus, titulado 'Liquidando el Pasado', que las imposiciones de Moscú terminaron el movimiento revolucionario de los años 20 al 30 en nuestro país.

* * * *

La comunidad y el arte bumangueses han perdido con el fallecimiento de Jorge Iván Arango, a un creador de altas expresiones culturales. 

 

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad