viernes 22 de enero de 2010 - 10:00 AM

Grímpolas

El acontecer de Haití  no tiene nombre. Es un compendio de desastres inimaginables e irreconocibles que afectaron a las personas, a la tierra, al aire, al pasado, al presente y al futuro, como si fuera un efecto devastador para la humanidad que está tendiendo a la superficialidad, a la materia sobre el espíritu dentro de una irresponsable contundencia. Está bien que nos solidaricemos formal y lealmente con este grupo humano, así vencido en su pasar por el mundo. Siendo numerosos los que no conocemos el infortunado teatro de los acontecimientos, me he permitido tomar de una enciclopedia los datos que enseguida incluyo.

Estado del Archipiélago de 'Las Antillas' que ocupa la parte occidental de la isla de Santo Domingo, 28.000 kilómetros cuadrados y 5 millones ochocientos mil habitantes, dedicados en su mayoría a la agricultura. Predomina el elemento negro y mulato. El idioma es el francés y su religión la católica, con libertad de cultos. La penetración francesa comenzó fue reconocida por el gobierno español en Tratado de 1697. La llegada de gran número de esclavos negros africanos superó a la población blanca. Los negros se sublevaron y proclamaron la república independiente de Haití, tras sangrienta guerra contra los franceses en 1804, mientras que los dominicanos reconquistaron para España la zona Oriental. Jean Jacques Dessalines fue nombrado Gobernador y luego Emperador (1804) pero murió asesinado en 1806.

El sucesor Henri Christophe decidió proclamarse en el Norte del país, mientras que Alexandre Pétion gobernó como Presidente en el Sur. Jean Pierre, presidente en 1818, invadió el territorio dominicano que fue anexado a Haití hasta 1844. Desde entonces la República de Haití ha pasado por un período de intensas luchas, crisis políticas y asesinatos, que desembocaron en la intervención Norteamericana de 1915. En 1957 subió a la Presidencia Francois Duvalier, quien unificó la Cámara y el Senado y se hizo nombrar vitalicio. Al morir lo reemplazó su hijo Juan-Claude, derrotado en febrero de 1986 por el general Henry Namphy a quien finalmente sustituyó el general Prosper Avril quien dimitió en 1990 y lo reemplazó Jean-Bertrand Aristide, llamado el 'apóstol de la teología de la liberación'. Éste fue derrocado por un nuevo golpe. Finalmente en las elecciones de 1996 fue elegido René Preval, quien ejerce. Se debe recordar que el Presidente Pétion fue generoso y entusiasta auxiliador del Libertador Simón Bolívar en su campaña de América. Barcos, armas y municiones le envió a Cartagena.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad