jueves 14 de enero de 2021 - 12:00 AM

Alfonso Beltrán Ballesteros

Por su forma de ser nunca se vio exhibiendo sus logros, sino trabajando arduamente por los resultados. Pero la realidad es que no alcanzan las palabras para manifestar los aportes realizados por este abogado a la comunidad estudiantil y profesional de Colombia.
Escuchar este artículo
Image
Columna de
Ramiro Serrano

La semana pasada tuvimos la mala noticia de la muerte de un Santandereano que viajando de la provincia logró triunfar en la ciudad de Bogotá, siendo una persona que con su humildad y sencillez después de haber incursionado en el SENA como docente vio la necesidad de construir un sueño: “lograr que la educación llegara a todos los estratos sociales” y así inició con la Fundación FUNDEMOS, para después crear lo que hoy es la Universidad Manuela Beltrán.

Su visión hizo que se crearan las primeras bibliotecas virtuales en el área metropolitana de Bucaramanga, para utilización de todos los ciudadanos, cuando apenas estábamos saltando de la máquina de escribir al computador; diseñó con las facultades de terapias las olimpiadas especiales para niños con discapacidad; soñó con un aprendizaje feliz en el que los estudiantes se emocionaran con el conocimiento, de ahí que sus ferias eran de creación e innovación. Para terminar su vida y obra deja a favor del país una universidad con acreditación de alta calidad con 86 programas de pregrado y posgrado, con 100 laboratorios especializados en alta tecnología, 23 grupos de investigación acreditados por Colciencias, con 80 convenios internacionales, con la creación del Centro Iberoamericano de autonomía personal y ayudas técnicas incluida dentro del pacto global de Naciones Unidas.

Por su forma de ser nunca se vio exhibiendo sus logros, sino trabajando arduamente por los resultados. Pero la realidad es que no alcanzan las palabras para manifestar los aportes realizados por este abogado a la comunidad estudiantil y profesional de Colombia.

Hoy en esta columna quiero hacer un sincero homenaje a quien tuve la alegría de conocer y de aprender que los sueños con el esfuerzo se hacen realidad. Hoy todos los Santandereanos debemos exaltar su obra: - La Universidad Manuela Beltrán - que es el sueño de un patriarca Santandereano en función del país y que es otra gota que pone el espíritu comunero al desarrollo de nuestra Nación. Gracias Alfonso y paz en su tumba.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad