jueves 09 de enero de 2020 - 12:00 AM

Conciliadores en equidad

Necesitamos fortalecer a las comunidades hacia un mismo objetivo para no llegar a tener ciudades muy competitivas, pero con ciudadanos conflictivos.
Escuchar este artículo
Image
Columna de
Ramiro Serrano

Hoy que el país se encuentra totalmente polarizado, donde el que piensa diferente a otro se convierte en un enemigo, donde se imponen más los derechos que las obligaciones y que el exceso de libertades están por encima de los derechos de las mayorías, es necesario empezar a trabajar en un diálogo social desde sus bases. También se sabe que hoy la propiedad horizontal es la mínima expresión social después de la familia y que en ella se pueden visualizar muchos de estos conflictos nacidos por la falta de tolerancia, por no saber vivir en comunidad y porque varios quieren a las malas imponer sus razones así sean una minoría.

La ley 675/01 establece que para resolver dichos problemas entre vecinos es necesario acudir a los comités de convivencia; pero desafortunadamente en muchos edificios o conjuntos esta figura tiene una función decorativa o sus integrantes no tienen conocimiento en técnicas de resolución de conflictos. De modo que, al no encontrar los mecanismos claros, se llevan estos conflictos a ser resueltos por la jurisdicción ordinaria que es un medio mucho más oneroso.

De ahí la importancia de los conciliadores en equidad ya que, son un mecanismo de solución de conflictos gratuito en el que si se logra un acuerdo las determinaciones se convierten en cosa juzgada, así que en caso de incumplimiento se puede acudir por vía ejecutiva para hacer efectivos los acuerdos, y en caso de desacuerdo sirve de requisito de procedibilidad para resolver las diferencias por vía ordinaria.

Desafortunadamente esta herramienta tan importante para el desarrollo de las comunidades no se encuentra respaldada por las alcaldías, en las que si se les diera al menos una estructura y herramientas para que dichos conciliadores ayudaran en la formación de los integrantes de los comités de convivencia, iniciaríamos cambiando los conflictos cotidianos en construcción de comunidad y ciudad.

Necesitamos fortalecer a las comunidades hacia un mismo objetivo para no llegar a tener ciudades muy competitivas, pero con ciudadanos conflictivos.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad