jueves 18 de abril de 2019 - 12:00 AM

Despedir al administrador

Image
Columna de
Ramiro Serrano

Después de estas épocas de asambleas ordinarias en los edificios, generalmente la primera meta de los nuevos consejos de administración es destituir al administrador de la copropiedad. Analicemos las principales razones: 1. Porque el actual no está cumpliendo con las funciones encomendadas. 2. Porque el saliente no tiene el conocimiento o tiempo para administrar el Edificio. 3. Por las rivalidades en las que se ven envueltos los administradores por temas de convivencia. 4. Porque cumplen con su deber, pero los nuevos consejeros consideran que está maltratando al sector que los nombró. 5. Por la deshonestidad de los administradores, pero muchas veces juzgados sin ninguna prueba. 6. Otras veces en forma graciosa manifiestan que es “porque ya cumplió su ciclo”, 7. Porque quieren reducir los honorarios y cambian calidad por precio. 8. Porque los consejos son los que quieren coadministrar y por eso la mejor forma es cambiar.

La equivocación más grande es considerar que el cargo de administrador sea político; cuando es netamente administrativo, no pudiéndose nombrar basado en emociones. Sus funciones son muy específicas y se encuentran determinadas en los reglamentos y en la ley. Cambiar un administrador conlleva a que el nombrado tenga que conocer de nuevo las necesidades del Edificio, sus mantenimientos, sus equipos, sus reglamentos, sus áreas comunes y hasta el manejo de la comunidad; llevando con esto inestabilidad a la persona jurídica.

Esta es una importante decisión pues en la escogencia del representante legal de la copropiedad está en quien nos va a valorizar o desvalorizar nuestros inmuebles, así como brindar un mejor panorama para facilitar o no los arrendamientos. Porque la exigencia profesional que se haga en la exigencia por el cumplimiento de las normas, como de los mantenimientos, la administración y actualización del Edificio depende nuestra inversión.

Con los administradores sucede lo mismo que con la policía, o los agentes de transito; muchos no los quieren; pero cuando tienen el primer problema son ellos los únicos que ponen la cara para solucionarlos. Por eso, Seamos responsables a la hora de pretender estos cambios; que estén fundados en razones objetivas y no caprichosas.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad