jueves 12 de marzo de 2020 - 12:00 AM

El arrendatario en propiedad horizontal

No puede el arrendatario entrar a justificar que las puntillas, las manchas o el deterioro hacen parte del desgaste normal
Escuchar este artículo
Image
Columna de
Ramiro Serrano

Cuando se realiza un contrato de arriendo en propiedad horizontal debe hacer parte este documento tanto el reglamento del Edificio o Conjunto, como el inventario de lo que es entregado como arriendo. De ahí que el arrendatario debe verificar las normas internas que rigen esa comunidad ya que su incumplimiento llevará a conflictos internos y sanciones. De la misma manera debe verificar que tanto los servicios, como el estado del inmueble se encuentran acorde a lo inventariado, ya que a partir de esa fecha el se hace responsable de su mantenimiento, uso y conservación.

No puede el arrendatario entrar a justificar posteriormente que las puntillas, las manchas en los pisos o el deterioro de las maderas hacen parte del desgaste normal, ya que la responsabilidad del arrendatario recae en todas las alteraciones que le hayan hecho al inmueble. Debe también tenerse en cuenta el término del contrato, ya que la terminación anticipada conlleva a sanciones o la cancelación de cánones hasta el vencimiento del mismo.

Vemos con preocupación que por lo general los arrendatarios firman los contratos de arriendo sin saber a qué se comprometen, no revisan el inventario que firman, ni verifican el estado de los servicios públicos y muchas veces en el estado en que se encuentra el inmueble; pero con posterioridad a esta situación, cuando surgen los problemas contractuales se espera hacer al arrendador culpable de todas las situaciones que fueron planteadas con anticipación y aprobadas con la firma del documento llamado: “contrato de arrendamiento”.

Como lo establece el Código Civil: “nadie puede alegar su propia culpa”, ya que una vez se firma el contrato, este se convierte en “una ley para las partes”. No pudiéndose posteriormente alegar el desconocimiento de lo firmado o el abuso contenido en su clausulado.

Para la administración de la propiedad horizontal, quien administra bienes comunes y no bienes privados, la falta de lectura entre el arrendador y el arrendatario de dicho contrato, como el desconocimiento de la reglamentación interna que gobierna el Edificio o Conjunto se ha convertido en un gran problema, porque termina resolviendo problemas contractuales que no son de su incumbencia.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad