jueves 21 de febrero de 2019 - 12:00 AM

La finca raíz, una gran inversión

Image
Columna de
Ramiro Serrano

Algunos plantean que por los pagos de impuestos, prediales y los aportes parafiscales, la finca raíz se ha vuelto una mala inversión, siendo esto contrario a la realidad. Para analizar este tema es necesario revisarlo desde diferentes perspectivas:

1) La propiedad inmobiliaria hoy en día es una de las únicas inversiones que en el tiempo conservan el poder adquisitivo del dinero, que fortalece totalmente el patrimonio de las personas, sin que este ocasione un verdadero riesgo. Es la mejor alternativa para aquellos que quieren invertir pensando en una estabilidad económica futura, pues a largo plazo de esta inversión podrán encontrar una posibilidad de subsistencia y una fuente para cumplir sus sueños. Además, es la mejor inversión para las personas maduras, ya que con el tiempo las inversiones de alto riesgo no son convenientes, porque no les asegura su estabilidad económica.

2) Este tipo de inversión ofrece una renta, que no se puede desconocer, es un aspecto muy importante dentro de esta alternativa. Pero también es cierto que este factor es el que ha sufrido algunos cambios y se ha convertido para algunos en un desestímulo para invertir en finca raíz, toda vez que hay cargas económicas que afectan la renta como son los tributos, los impuestos, los aportes a parafiscales; valores que tendrán que incluirse en el valor del canon de arrendamiento, pero no por ello se convertirá la inversión en finca raíz en un mal negocio, pues el inversionista ha de calcular la renta de modo que se cubran todos esos gastos derivados de la propiedad y aún le genere rentabilidad. Así las cosas, puede verse que quien finalmente termina soportando estas cargas es el arrendatario con el incremento de los cánones, más no el propietario.

Analizado esto, se puede concluir que una actividad no se hace inviable por el simple hecho de que las condiciones económicas hayan cambiado, simplemente nos tenemos que someter a ellas y acondicionar nuestra economía a las nuevas variables. Y en el caso particular de la finca raíz, sin lugar a duda, sigue siendo un excelente negocio.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad