jueves 10 de septiembre de 2020 - 12:00 AM

Las mascotas en la propiedad horizontal

no se puede prohibir la tenencia y el desplazamiento de las mascotas dentro de las propiedades horizontales, pero sus propietarios deben cumplir con las normas de aseo y protección establecidos por la Ley.
Escuchar este artículo
Image
Columna de
Ramiro Serrano

Muchas polémicas se han formado sobre el derecho a la tenencia de las mascotas en los Edificios. Por una parte, encontramos a los residentes que odian a los animales y que consideran que los Edificios solo fueron diseñados para personas, otros que consideran que las mascotas son parte de la familia y compañía indispensable para personas solas, niños, o núcleo familiar.

Ante la tendencia legislativa y jurisprudencial que ha tenido el país en los últimos 20 años en la protección animal, el 3 de septiembre entró en vigencia la Ley 2054 de 2020 que reformó el Código Nacional de Seguridad y convivencia ciudadana en su artículo 117. Esta nueva ley manifiesta que no podrán prohibirse el tránsito y permanencia de animales domésticos o mascotas en las zonas comunes de los Edificios o Conjuntos y que las normas que se encuentren en los manuales de convivencia que realicen dichas prohibiciones y sus respectivas sanciones se considerarán como no escritas.

Dejó muy claro esta normativa también que en el caso de los caninos deberán salir con sus respectivas traíllas y en el caso de los animales considerados como potencialmente peligrosos con su respectivo bozal. Además, los propietarios deberán hacerse responsable de los excrementos que realicen sus mascotas; punto sobre el que sí se podría reglamentar por medio de los reglamentos internos de la copropiedad.

Con esta norma se deja muy claro que no se puede prohibir la tenencia y el desplazamiento de las mascotas dentro de las propiedades horizontales, pero sí la obligación de sus propietarios de cumplir con las normas de aseo y protección establecidos por la Ley.

Como uno de los requisitos para que exista convivencia es la tolerancia y el respeto por los derechos de los demás; a partir de la fecha estamos obligados a aceptar a los animales dentro de las copropiedades como si fueran personas; pero también las personas dueñas de las mascotas están obligadas a cumplir con la traílla y el aseo, con el fin de que no parezcan animales.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad