jueves 17 de noviembre de 2022 - 12:00 AM

Lluvias y la propiedad horizontal

Image
Columna de
Ramiro Serrano

En estos tiempos de invierno inician los problemas para las copropiedades por razón de las lluvias: los sifones no tienen la capacidad para desaguar el volumen de agua que ingresa a las áreas comunes, muchas veces se inundan los sótanos debido a que no existen unos desagües apropiados para este tipo de situaciones y se generan humedades tanto en las fachadas como en los techos que sirven de cubierta a los Edificios.

Estas complicaciones se dan unas veces por falta de presupuesto y otras por falta de diligencia administrativa, porque no se hacen los debidos mantenimientos en las terrazas de las edificaciones que evitarían futuras humedades y daños a las áreas y unidades privadas ubicadas en el ultimo piso, aduciendo incluso que dichos mantenimientos le corresponden a los de la unidad privada. Al respecto es necesario aclarar que la Ley 675/01 establece en forma muy clara que la cubierta al ser un bien común esencial el mantenimiento, reparación y conservación, le corresponde a la copropiedad y no al propietario que colinda; así que en caso de causar daño al inmueble privado será la copropiedad la que deberá responder por su inadecuado mantenimiento.

Este concepto varía cuando hablamos de terrazas que acorde al reglamento son adjudicadas como bienes comunes de uso exclusivo, que a la luz de la misma ley el mantenimiento le corresponde a quien se le ha otorgado ese derecho.

Somos conscientes que cada día los presupuestos son aprobados con mayor estrechez, pero cuando en un edificio o conjunto no se hacen los mantenimientos preventivos necesarios a las terrazas y las fachadas, las consecuencias económicas pueden ser peores; ya que siempre será mas barato y fácil mantener, que tener que reponer o reparar.

Es tiempo de lluvias y por tal razón debemos estar muy atentos de la limpieza de los canales, de los desagües, de revisar las escorrentías internas, de la limpieza de las áreas comunes y especialmente el tener la visión de hacer los mantenimientos necesarios para no perjudicar ni bienes comunes, ni privados.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Publicidad
Publicidad
Publicidad