jueves 29 de abril de 2010 - 10:00 AM

Los parqueaderos en la copropiedad

La ley 675/01 y las normas urbanísticas establecen, por lo general, cuatro clases de parqueaderos:

Los parqueaderos como unidades privadas: son aquellos inmuebles que pertenecen a los copropietarios y cuya propiedad  se demuestra por medio de un folio de matrícula expedido por la oficina de registros públicos. Sobre éstos, los propietarios tienen todos los derechos, pudiéndolos arrendar, vender o ceder; su uso se encuentra limitado en el Reglamento de Propiedad Horizontal, siempre y cuando no se vulnere el derecho erga omnes que se tiene sobre ellos.

Los parqueaderos como bienes comunes de uso exclusivo: son aquellos que pertenecen a la copropiedad, pero su destinación exclusiva se da a cada copropietario, estando éste obligado a: no efectuar construcciones ni cambiar su destinación; encargarse de las reparaciones locativas que se requieran para su conservación; cancelar compensaciones económicas por el uso exclusivo cuando lo disponga la Asamblea General de Copropietarios; no ceder o comercializar su uso y dar posibilidad de acceso cuando lo considere el Administrador del Edificio o Conjunto. La normativa para su uso se encuentra en el Reglamento de Propiedad Horizontal.

Los parqueaderos como bienes comunes: corresponde a la copropiedad  designarlos, de conformidad con políticas señaladas por la Asamblea General de Copropietarios. Éstos, por no ser considerados por la ley como esenciales, podrán darse para uso de aquellas personas que se encuentren al día en las expensas comunes de administración o a quienes cancelen una retribución económica, pero siempre teniendo en cuenta que deben ser para los copropietarios de la unidad residencial.

Los parqueaderos de visitantes: éstos son los que nacen con la licencia de construcción, convirtiéndose en parte integral de la norma urbanística. Esta norma, por ser de derecho público, no puede ser modificada en cuanto a su uso, ni siquiera por la Asamblea General de copropietarios.

Generalmente en los Edificios y Conjuntos, los copropietarios no diferencian esta clase de bienes y sus derechos, aplicando normas no acordes que conllevan a conflicto entre ellos. Cuando los parqueaderos son privados, debemos respetar el concepto de propiedad, sin salirnos del concepto de los derechos comunales, y cuando son bienes comunes, debemos entender que su uso se encuentra reglado para obtener el mayor disfrute de nuestras unidades privadas.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad