jueves 25 de noviembre de 2021 - 12:00 AM

Mensajes fuera del horario laboral

La comunicación efectiva y respetuosa permite que las copropiedades puedan canalizar las diferencias que se presentan en este tipo de organizaciones...
Escuchar este artículo
Image
Columna de
Ramiro Serrano

Una de las normas de etiqueta y de cultura es que toda persona debe realizar llamadas y visitas en los horarios acordados o fuera de los horarios de descanso. Pero como sucede en nuestro país, ante la falta de prudencia, debemos convertir una norma de mínima educación en ley de la república. Es por esto que se aprobó en último debate el proyecto de ley de establecer el derecho a la desconexión laboral, para que los trabajadores no reciban llamadas, mensajes de Whatsapp, correos electrónicos ni ningún otro tipo de comunicación relacionada con su trabajo por fuera de su horario laboral.

Desafortunadamente este proyecto sólo opera para las personas que se encuentren vinculadas bajo contrato laboral y por tanto tengan fijado un horario de trabajo; pero no a los contratos de prestación de servicios, que son la mayoría de los suscritos para la administración de la propiedad horizontal. Quedando desprovistas de sanción las frecuentes llamadas que reciben administradores en horarios no laborales para reclamaciones que casi nunca son urgentes.

De ahí la importancia de implementar en las propiedades horizontales un excelente procedimiento para la realización de las PQRS, fijando un canal para la recepción y respuesta, que preferencialmente debería ser virtual. Esto permitirá que: 1. Las comunicaciones queden registradas con fecha y hora, así como su respuesta. 2. Se respeten los tiempos de trabajo y descanso de los administradores. 3. Se pueda hacer seguimiento a la gestión. 4. Se eviten las comunicaciones informales que pueden desinformar. 5. Las personas sean más respetuosas al momento de presentar sus inconformidades porque queda registro de ello.

La comunicación efectiva y respetuosa permite que las copropiedades puedan canalizar las diferencias que se presentan en este tipo de organizaciones y realizar un buen control del ejercicio administrativo. No podemos seguir permitiendo que por la falta de cultura de algunos, agredan, interrumpan con llamadas horas familiares o de descanso, difamen y por ende dañen la convivencia pacífica que debe reinar en todas las copropiedades.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Publicidad
Publicidad
Publicidad