jueves 06 de enero de 2022 - 12:00 AM

Presupuesto 2022 en propiedad horizontal

Se puede concluir que difícilmente el incremento en las expensas comunes de administración para este año estará por debajo del 11%, debido al mayor valor en la mano de obra y de los insumos...
Image
Columna de
Ramiro Serrano

Una vez cerrado el periodo presupuestal del año 2021 es obligación de los consejos de administración y el administrador empezar a preparar el presupuesto a presentar en la asamblea general ordinaria de copropietarios para el año 2022, que analizándolo va a ocasionar muchos conflictos tomar esta decisión porque se deben tener en cuenta tres variables: los servicios, los seguros y los mantenimientos en la copropiedad.

En cuanto a los servicios que son prestados por personal humano, su incremento deberá darse acorde a lo establecido en el Decreto 1724 de 2021 para el salario mínimo, es decir el 10,07%. En esta proporción también se incrementan los servicios de vigilancia y aseo que son de los rubros más grandes dentro de las copropiedades. En cuanto a las primas de los seguros, éstas han subido por los riesgos que han ocasionado los paros nacionales del año 2021. Y en cuanto a los mantenimientos de los edificios, presupuestarlos queda supeditado a la vetustez de los edificios, teniendo en cuenta mayores valores en comparación al año anterior como son el aumento del salario mínimo en caso de necesitar mano de obra y el aumento en el valor de los repuestos, en ocasiones por más del 20%, como consecuencia de la pandemia.

Con este análisis se puede concluir que difícilmente el incremento en las expensas comunes de administración para este año estará por debajo del 11%, debido al mayor valor en la mano de obra y de los insumos para sostener el mantenimiento de los Edificios o Conjuntos.

Ahora bien, veremos asambleas que buscando ahorro aprueben presupuestos que no logren cubrir los gastos básicos de administración y como consecuencia deterioren la inversión inmobiliaria o tengan que asumir cuotas superiores en un futuro para poder tener en funcionamiento las áreas comunes del Edificio.

Generalmente los copropietarios somos críticos cuando queremos evaluar lo que no se ha hecho para conservar un edificio por parte de los órganos de administración, pero demasiado tacaños para autorizar un presupuesto que se acondicione a las necesidades de la copropiedad.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Publicidad
Publicidad
Publicidad