jueves 26 de octubre de 2023 - 12:00 AM

Ramiro Serrano

Se le pide al alcalde

Image
Columna de
Ramiro Serrano

Este domingo se definirá el próximo alcalde qué gobernará nuestra ciudad, el cual se espera, por el bien de todos nosotros que tenga éxito en su gestión y qué sus promesas preelectorales no se queden en simples engaños para quienes lo nombraron. Le pedimos al alcalde entrante tener en cuenta a la propiedad horizontal durante su ejercicio y por tal motivo se le requiere de manera urgente qué se cumpla con las siguientes funciones legales qué tiene su cargo: 1. Que los certificados de representación legal de las copropiedades no duren semanas en entregarlas. Esta función qué debería ser inmediata, está en cabeza de los alcaldes y su mora ha llevado a perdidas a las personas jurídicas de la propiedad horizontal, muchas veces teniéndola qué pedir por medio de tutela ante la mora por parte de los despachos municipales. 2. Audite el cumplimiento de las normas urbanas. No es posible qué en frente de los edificios de uso residencial, exista cantinas con licencia de tiendas o qué en unas copropiedades con un determinado índice de construcción terminen unidades duplicando el área licenciada. Este el mejor camino para desorganizar una ciudad y nunca poderla recuperar. 3. Incentive la creación de mecanismos alternativos de resolución de conflictos en las diferentes localidades. Con esto ayudaría a qué en los edificios y barrios se mejoren las relaciones entre vecinos. Si aprendemos a resolver las diferencias estaremos haciendo una mejor ciudad. Esta actividad se podría hacer con ayuda de los consultorios jurídicos de las Universidades o con conciliadores en equidad. 4. Elabore una política de seguridad para la ciudad. No sería justo qué hoy que nos nos toca contratar vigilancia privada para cuidar nuestros Edificios, tengamos también qué privatizar la seguridad de la vía pública; por falta del no cumplimiento del mandato legal por parte de nuestros alcaldes. 5. Fortalezca la secretaría de espacio público, como las inspecciones de policía para fortalecer preventivamente con el ordenamiento de la ciudad y colaborar con el desarrollo de la justicia.

Estos cinco puntos no son un regalo para la ciudad, sino un cumplimiento del mandato legal que como alcalde le corresponde y ante la desidia por parte de quienes han pasado, nuestras ciudades se encuentran en deterioro. Un buen alcalde no es aquel que realiza muchas obras, sino el qué también le da crecimiento a la ciudad conservando lo qué tiene y mejorando la calidad de vida de todos sus habitantes.

Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Publicidad
Publicidad
Publicidad