jueves 11 de abril de 2019 - 12:00 AM

Sí al reciclaje

Image
Columna de
Ramiro Serrano

Tuve la oportunidad de leer un curioso manual titulado: “Sí reciclo” escrito por el Ingeniero José Pablo Ortíz Plata donde en una manera práctica y didáctica, concientiza y capacita a niños y adultos sobre la manera correcta de manejar los residuos sólidos que producimos y como organizar nuestro propio programa de reciclaje; garantizando con esto que todos los residuos lleguen al destino adecuado.

La actual situación de nuestro relleno sanitario y el poco nivel de reciclaje que presentan los municipios del Área Metropolitana, requiere que todos nos preparemos y capacitemos, de manera que se genere un cambio de cultura y todos adoptemos este nuevo estilo de vida, tal y como sucede en algunos países de Europa, donde los niveles de residuos sólidos que van a los rellenos sanitarios prácticamente han desaparecido.

Sea esta la oportunidad para que los estudiantes de colegios públicos y privados, administradores de propiedad horizontal, conserjes, amas de casa y la ciudadanía en general, aprendamos a cuidar nuestro planeta y cambiemos nuestros hábitos de vida.

Entender que los sanitarios no son canecas de basura, que cualquier basura que arrojemos a la calle finalmente terminará en el mar, que la reducción del uso del icopor y plástico en general se hace inminente, que existen residuos peligrosos que requieren de un manejo adecuado, que los plásticos de un solo uso debemos eliminarlos de nuestra vidas y que estamos afectando a los animales y la naturaleza con el mal manejo que le damos a nuestros residuos, es algo que este práctico manual nos puede enseñar y el cual deberíamos leer y aplicar.

Desafortunadamente las normas ambientales sobre manejo de basuras no han sido reglamentadas y las que se encuentran vigentes o se desconocen o falta control por parte de las autoridades para la aplicación de sanciones para su cumplimiento. Consideramos que debemos pasar de la teoría a los hechos y por lo tanto debemos empezar a exigir reglamentariamente dichos comportamientos en los edificios y en las escuelas; pero primero debemos concientizar a los administradores y docentes para que entiendan que esto no es un capricho, sino una necesidad.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad