jueves 09 de mayo de 2019 - 12:00 AM

Tratamiento de datos sensibles

la información que se tiene en el libro de residentes y propietarios es de absoluta reserva
Image
Columna de
Ramiro Serrano

La Superintendencia de Industria y Comercio (SIC) impuso al Edificio Carrera Séptima de Bogotá una multa por $78.124.200 por no cumplir con la Ley 1581 de 2012 y normas complementarias sobre recolección y tratamiento de datos personales. Esto ha generado pánico y desinformación sobre las obligaciones que tienen las copropiedades de realizar el registro ante la SIC.

El Decreto 90 del 2018 estableció que dicho registro solo operaba para las empresas que tuvieran unos activos superiores al los 100.000 UVT, excluyendo por lo general a las propiedades horizontales.

Lo que sí obliga es que toda copropiedad debe elaborar un manual de políticas de protección de datos, elaborar los protocolos de seguridad, recibir la autorización por parte de sus titulares y especialmente si son menores de edad, socializar los procesos y el establecimiento de PQRS (peticiones, quejas, reclamos y soluciones).

Es necesario que los administradores y copropietarios entendamos que toda la información que posee la persona jurídica no puede hacerse pública sin autorización de quienes participan en ella. Por eso las grabaciones, videograbaciones y fotografías sólo pueden ser entregadas con autorización de su titular; la información que se tiene en el libro de residentes y propietarios es de absoluta reserva; el registro de visitantes al edificio, como su información biométrica, son considerados como datos personales y por la Ley 1581 de 2012 como sensibles.

Es equivocado por parte de los residentes y propietarios que muchas veces piden por derecho de petición información que es considerada como sensible, pero es mucho más grave cuando un juez de tutela permite la violación al derecho a la intimidad y a la protección que trae esta ley, al ordenar contestar derechos de petición que pretendan estas informaciones.

Por lo anterior, es obligación de toda copropiedad empezar a elaborar dichas políticas, porque “todo lo común no es público” acorde a la ley.

En cuanto a los copropietarios y residentes, también deben entender que no toda la información que muchas veces se quiere saber sobre el manejo de la copropiedad puede ser revelada por los administradores.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad