jueves 01 de octubre de 2020 - 12:00 AM

Una gran oportunidad

Comprar con estos subsidios no sólo se está activando un gran sector de la economía, se está generando empleo, se está cumpliendo con las metas de mejorar la calidad de vida de los usuarios de vivienda...
Escuchar este artículo
Image
Columna de
Ramiro Serrano

Es cierto que después de la tempestad, viene la calma. Después de este estancamiento que ha tenido la economía, el gobierno nacional ha tenido que tomar las medidas necesarias no solo para su reactivación sino para conservar los empleos y así evitar que los márgenes de pobreza lleguen a los registrados hace varias décadas.

Según CAMACOL, el sector de la construcción “ocupa el 14% del total de los trabajadores del país y tiene encadenamientos productivos con el 54% de los sectores económicos” y éste se ha visto disminuido por razón de la pandemia. De la misma manera cerca de 18,2 millones de colombianos viven en estado de déficit habitacional, lo que equivale al 36,59% del total de la población actual, según censo de población y vivienda realizado por la DNP, ONU y DANE.

Teniendo en cuenta estos datos estadísticos el gobierno nacional con el fin de activar la economía y seguir con nuestra meta de disminuir la pobreza y dar mejores condiciones de vivienda a todos los ciudadanos, estableció cuatro tipos de subsidios para la compra de vivienda: 1. Semillero de propietarios. 2. Mi casa ya. 3. Subsidio concurrente y 4. Subsidio para compra de no VIS. Todos estos subsidios con el fin de poder acceder a la compra de vivienda de inmuebles hasta por un valor de $438.000.000.

Comprar con estos subsidios no sólo se está activando un gran sector de la economía, se está generando empleo, se está cumpliendo con las metas de mejorar la calidad de vida de los usuarios de vivienda; sino que también se está dando una oportunidad a las personas para que obtengan sus inmuebles a un menor precio y ganarse las valorizaciones que con el tiempo tienen estos. Por eso manifiesto que esta es una gran oportunidad para que se cumplan los sueños de muchos colombianos de tener una vivienda digna a precios inferiores del mercado y con una cuota subsidiada que hace posible cumplir con los sueños de las familias colombianas; como es el de tener casa propia. ¡No debemos perder esta oportunidad, dudo que se vuelva a repetir!

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad