jueves 23 de noviembre de 2023 - 12:00 AM

Ramiro Serrano

Violaciones urbanísticas

Image
Columna de
Ramiro Serrano

Los planes de ordenamiento territorial fuera de darle una viabilidad urbanística a las ciudades, nos sirve para garantizar que las licencias aprobadas con anterioridad cumplan con el principio fundamental de la vivienda digna. Por eso se analizan aspectos como la densidad de las construcciones ya que de ello dependen la movilidad y la prestación de servicios eficientes, el uso que sea utilizado no sólo para sectorizar sino para darle posibilidad de desplazamiento en la ciudad, las cargas urbanísticas donde nos determinan los aislamientos y aspectos como los parqueaderos de visitantes para evitar la congestión en las vías públicas, también los aspectos arquitectónicos para tener una ciudad bella y no llena de retazos arquitectónicos perjudicando con ello la estética de donde vivimos.

Por eso no podemos permitir violaciones urbanísticas dentro de las propiedades horizontales ya que no solo llevamos a la desvalorización de nuestros inmuebles, sino que afectamos la calidad de vivienda en cual hemos comprado. Dentro de las violaciones más frecuentes encontramos: la construcción en las áreas comunes o en las áreas libres cambiando la densidad del Edificio, utilización de parqueadero de visitantes como parqueadero privado o de asignación a propietarios, construcciones sin el lleno de los requisitos legales, elaborar alteraciones en las unidades privadas que afectan la estructura del edificio, alteración de las redes de servicios públicos el cual fueron recibidos en la entrega por parte del constructor, demoliciones y cambios de uso sin el lleno de los requisitos legales... en fin todo aquello que se salga de la licencia otorgada por la curaduría urbana u oficina de planeación.

Es necesario dejar claro que toda licencia se otorga bajo una “resolución” y cualquier alteración estaríamos violando la ley, excepto de aquellas que por norma están autorizadas. De ahí que su reclamación puede hacerse por vía civil, por medio de acciones populares, policivas y en situaciones más agravantes constituyen un delito penal. Si todos creemos que el tener una unidad privada nos da derecho a realizar todo tipo de construcción, también los demás tienen el derecho a que su calidad de vida no sea alterada por intereses personales.

Es necesario que en propiedad horizontal antes de iniciar cualquier obra se haga anticipadamente las consultas a las autoridades urbanísticas, si es necesario una modificación a la licencia. También es necesario que los municipios ejerzan esa función de control para que las ciudades crezcan en forma ordenada y se pueda prestar los servicios públicos en forma eficiente.

Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Publicidad
Publicidad
Publicidad