jueves 06 de febrero de 2020 - 12:00 AM

¿Y el medio ambiente?

Es muy fácil hablar del medio ambiente y culpar de su devastación a nuestros antepasados, al gobierno y a todos los que nos rodean.
Escuchar este artículo
Image
Columna de
Ramiro Serrano

Durante estos últimos tiempos hemos visto cómo el planeta se ha ido deteriorando por falta de políticas fuertes, ocasionando con ello un cambio climático que ha afectado no solo la agricultura, sino la supervivencia de muchas regiones por los incendios intempestivos; que nuestros mares se encuentran inundados de plásticos; que con la deforestación cada día disminuyen las fuentes de agua, llevando con eso a la destrucción de la vida y del planeta.

En contraste con lo anterior, vemos en las propiedades horizontales que no existe una política de reciclaje que hoy es obligatoria por ley; que no se tienen políticas del manejo de energía (hay edificios que ni siquiera tienen sensores para el ahorro de ella); despilfarramos el agua para el uso domestico tanto en las áreas privadas como comunes; queremos tener más vehículos particulares de los que podemos tener en nuestros parqueaderos particulares y lo peor de todo es que discutimos con la comunidad alegando que esto es un derecho; talamos los árboles para endurecer las áreas comunes; mantenemos o rechazamos a las mascotas sin cumplir las normas de convivencia con ellas; no elaboramos políticas internas para evitar el uso de contaminantes como plásticos, icopores, etc; arrojamos los aceites de las unidades privadas en los ductos no destinados para ello, siendo que estos una vez utilizados deben ser desechados en forma correcta... en fin, podríamos seguir enumerando muchos ejemplos contrarios a la conservación del medio ambiente que se cometen en nuestras unidades y que verdaderamente se realizan por falta de conciencia y cultura por parte de todos nosotros.

Es muy fácil hablar del medio ambiente y culpar de su devastación a nuestros antepasados, al gobierno y a todos los que nos rodean.

El cambio debe empezar por nosotros y aseguramos que con el resultado de ello vamos a mejorar la calidad de vida en nuestras ciudades y edificios. Es una responsabilidad social participar en el cambio, antes de que sea demasiado tarde

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad