jueves 19 de marzo de 2020 - 12:00 AM

¿Y las asambleas qué?

Es posible cancelar la asamblea ordinaria de copropietarios y volver a citarla una vez se levanten las medidas sanitarias...
Escuchar este artículo
Image
Columna de
Ramiro Serrano

La emergencia sanitaria declarada en el país ha llevado a establecer normas como la de prohibir reuniones superiores a 50 personas, realizar toque de queda en las ciudades, suspender actividades en muchas empresas e instituciones, virtualizar muchas dinámicas laborales, realizar aislamientos y aumentar las exigencias sanitarias en todos los procesos del país.

Es importante saber que esto apenas empieza, debido a que entre todos tenemos que ayudar a que esta pandemia sea tan agresiva a Colombia. Una de las preguntas que más surgen en este momento es cómo se realizan las reuniones ordinarias de asamblea. Al respecto sólo existen tres alternativas:

1) Realizar una reunión no presencial donde haya la posibilidad que todos los copropietarios deliberen y decidan en forma simultánea sobre los puntos objeto de la asamblea ordinaria. En este tipo de reuniones se debe dejar prueba inequívoca y el revisor fiscal dará fe de los resultados de quienes participaron en las votaciones, el contenido y lo hora en que se realizó la reunión.

2) Realizar una reunión por comunicación escrita, en esta deben votar el 100% de los copropietarios en prueba física sobre cada una de las decisiones que se piensan tomar en dicha asamblea ordinaria, especificando la hora. Dichas respuestas no pueden recibirse con una posterioridad a un mes.

3) Cancelar la asamblea ordinaria de copropietarios y volver a citarla una vez se levanten las medidas sanitarias tomadas por el Gobierno. Lo anterior fundamentado en el estado de emergencia y la imposibilidad de realizar la asamblea en los términos legales y reglamentarios.

El administrador está en la obligación de cumplir con las normas sanitarias establecidas por el Gobierno. Él, acorde a la ley, es responsable por culpa leve o grave, por acción u omisión de sus funciones. Luego realizar este tipo de reuniones no solo lo haría responsable civilmente por los daños que se ocasionen, sino penalmente como lo establece el artículo 368 del Código Penal.

Consideramos que esta es una oportunidad para ser más empáticos al cumplir todas las normas sanitarias y repensarnos la forma en que hacemos las asambleas para que en adelante sean más propositivas.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad