sábado 22 de noviembre de 2008 - 10:00 AM

Directorio Conservador cuestionado

Razón tiene la columnista de El Tiempo, Salud Hernández  cuando dice en El Tiempo, (16/XI/08), 'Es un insulto al país y un irrespeto a los fundadores de esa colectividad política, que el nuevo directorio conservador esté integrado por un trío de espanto: Omar Yepes, Roberto Gerlein y Humberto Gómez Gallo. Para más adelante agregar: Perdieron la oportunidad de ofrecer al país un equipo decente con un buen programa de gobierno'. 

Es evidente que desaparecieron de la escena aquellas personas que hubieran podido representar al conservatismo con alguna solvencia, como es el caso de Juan Camilo Restrepo, Luis Alberto Moreno, Nohemí Sanín y Carlos Rodado Noriega, que son las figuras de mostrar del conservatismo si quiere presentar una cara  a tono con la época.

Sin meternos en las honduras de la columnista de El Tiempo,  al censurar la conducta de los expresados  miembros del nuevo Directorio, sí podemos decir que personas como Omar Yepes, han pasado por el Congreso sin brillantez alguna. El país no le conoce un debate siquiera en que haya sido figura de primer orden, ni un estudioso de los problemas del país expresado en leyes de verdadera raigambre. Nada. Solo la lucha por la reelección a toda costa, el cultivo del electorado.  

Roberto Gerlein nos merece algún respeto por su brillante  oratoria y su capacidad de parlamentario vigilante, pero al país no le queda nada de su paso por el Congreso. No se le conoce una sola obra que demostrara su versación política, o destreza en el planteamiento de los verdaderos problemas nacionales, solo el perfil de cacique  regional. Humberto Gómez Gallo está envuelto en problemas de parapolítica y apenas acaba de salir de la cárcel. Demostraba sí, cierto respaldo electoral en su departamento y fue notoria su participación en el   paso por el Congreso, pero ya proyectó una gran duda sobre sus actuaciones personales.  

El conservatismo debe por encima de todo, correrse hacia el centro, abandonando ese perfil de abanderado de los intereses de la Iglesia, entre otras cosas porque la mayoría del clero es liberal o socialista, de las oligarquías, por que hoy en día son liberales, de los regímenes fuertes  porque ahora son propiedad exclusiva de los ultras de extrema izquierda o de extrema derecha.

Además, a la derecha se la tomó el liberalismo con Alvaro Uribe, no obstante los esfuerzos de Ernesto Samper por correrlo de nuevo hacia la izquierda, o de los juegos de malabarismo ideológico de César Gaviria, que en el gobierno pone en práctica políticas neoliberales y fuera de él se vuelve socialdemócrata.  El conservatismo tiene que quitarse ese olor a sacristía, a oligarquía a tiranía.  Ese papel lo debiera cumplir Juan Camilo Restrepo, que es la figura de alguna proyección que tiene el conservatismo. Y si no lo dejan, fundar un partido de centro.

Para  consultas investigadores, universitarios, estudiantes: raulpachecoblanco, blogspot.com

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad