sábado 14 de marzo de 2009 - 10:00 AM

El centrismo

Tres columnistas nacionales se han referido al centrismo como un fenómeno raro por el hecho de ser mayoría en el país y sin embargo, no tener representación y no hacerse sentir ante la intrepidez de una derecha y de una izquierda, que todo lo manipulan a su antojo. 

Pero primero que todo pongámonos de acuerdo en qué se debe entender por centrismo. Para Eduardo Posada Carbó (El Tiempo-6-III-09), el centrismo está en la solución civilizada de los conflictos y difícilmente puede reconocerse en los estilos populistas o en el lenguaje estridente de los fanáticos. Pero el centro es de carácter reformista.  

Para Claudia López (El Tiempo, 3-III-09), el centro no es ni la derecha paramilitar ni la izquierda revolucionaria. Parte de la base de que debe estar estructurado alrededor de la democracia liberal como sistema político, el capitalismo como sistema económico, la ética, la equidad como principios rectores de ambos sistemas y el rechazo al uso de la violencia y la mafia en la política, venga de ropaje de izquierda o de derecha.

Ni el Polo ni el Uribismo representan el centro. Para Andrés Hoyos, (El Espectador, 25-II-09), el centro no puede ser el liberalismo que parece un buque fantasma por cuya cubierta deambularan los espectros vergonzosos de Eduardo Mestre, Rodolfo González, Manuel Francisco Becerra, Alberto Santofimio, Santander Lopezsierra y hasta Pablo Escobar. Aunque queden personas honorables como Rafael Pardo, que no Ernesto Samper y menos Cristo. Y añade que el centrismo no se debe confundir con el aristotélico justo medio, y aterrizando, consiste en defender en Colombia la lucha contra los grupos armados, pero sin los excesos de Uribe, la lucha contra las drogas, contra la desigualdad.

Pero quienes hacen política de centro como Mockus, Peñalosa o Fajardo, lo hacen bajo un ángulo personalista que no los deja trascender, o Lucho Garzón. Yo creo que debemos partir de esta base: el centrismo tiene que ser ideológico y no político. Me explico: debe partir de unas ideas en frío, pensadas, acordes con un espacio y un tiempo.

No como fruto de arreglos para llevar adelante unas elecciones o zanjar problemas en un momento dado, como el centrismo francés, que según Duverger, ha dominado en la mayoría de la historia en Francia, precisamente porque ha sido fruto de transacciones en caliente cuando las circunstancias apremian, porque la urna está que arde. Porque en esas condiciones, centrismo podría ser el Frente Nacional que se hizo en Colombia y políticas similares. Vea el texto completo de este artículo en raulpachecoblanco. blogspot.com

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad