sábado 27 de febrero de 2010 - 10:00 AM

¿En que momento 'se jodió' el liberalismo?

El liberalismo era el partido mayoritario en Colombia desde los años treinta, ininterrumpidamente, pues los gobiernos conservadores que hubo en los momentos de crisis, el liberalismo seguía siendo la fuerza dominante.   Vivió  todo el tiempo del gran aliento que le dio  López Pumarejo con la constitución de 1.936 y se apoderó de las plazas públicas, de la prensa, de la radio, hasta de los púlpitos.  

Pero vino la irrupción de Alvaro Uribe que le planteó una disidencia más importante que la de Jorge Eliécer Gaitán, López Michelsen  o Luis Carlos Galán, pues no solamente lo venció en las urnas, sino que lo dejó fuera de foco, le planteó una alternativa doctrinaria y lo sometió a una minoría que hoy se debate lánguidamente en la candidatura de Rafael Pardo. Desde luego habría que preguntarse si el fenómeno Uribe es eminentemente transitorio, o por el contrario, arraiga y sigue vigente. Es claro que no lo será en manos de Juan Manuel Santos, ni de Vargas Lleras, sino como sedimento popular, como lo fue el gaitanismo en su época, en este caso como expresión de la derecha.   ¿ Si el uribismo desaparece con el cambio de gobierno y llega a las manos de Santos, el liberalismo podría llegar a recuperar su preponderancia?   Es una pregunta de difícil respuesta, pues el liberalismo popular ya no es gaitanista, ni siquiera serpista, sino uribista.

Porque Uribe es la expresión de un quiebre doctrinario, que hasta el momento no había tenido, pues si bien es cierto se consideraba  un partido de matices, estos eran de izquierda. Así  que las dos grandes líneas que se han disputado el poder dentro de su s filas, el lopismo y el santismo, que luego se convirtió  en turbayismo y gaitanismo, para luego seguir jugando entre López Michelsen  y los Lleras, hasta consolidarse la línea neoliberal con César Gaviria y como expresión de izquierda, muy lánguida  por cierto,  de Ernesto Samper y Horacio Serpa, la tendencia fuerte se fue hacia la derecha con Alvaro Uribe.   Así  que Alvaro Uribe representa el golpe más fuerte que ha recibido el liberalismo a través  de su historia, bajo el punto de vista doctrinario y de ahí que  la posición de Cesar Gaviria lo honra al tratar de rescatar la esencia doctrinaria , hacia un liberalismo más de centro.   Pero desgraciadamente Cesar Gaviria se quedó con el honor doctrinario, pero Uribe se quedó con las masas. Y cuando se arman equipos tan fuertes como el que ha logrado armar Uribe, con un mentor ideológico como lo es José Obdulio Gaviria, a quien hay que reconocerle cierto rescate intelectual de la faena política, así  lo descalifiquen bajo un enfoque policivo, según la oposición, aporta ideas al debate político y se mueve sobre carriles ideológicos con alguna coherencia. Vea el texto completo de este artículo en raulpachecoblanco.blogspot.com

 

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad