sábado 01 de agosto de 2009 - 10:00 AM

¿La independencia una traición a España?

Pablo Victoria analiza el bicentenario desde la perspectiva española. (Cambio 22-VII-09, Grandes Mitos de la Historia de Colombia, Planeta, 2009).

Y concretamente, referida a las dos concepciones ideológicas dominantes: la izquierda y la derecha. La derecha ve la independencia como una oportunidad perdida para que se hubiera convertido el mundo hispánico en una nueva Commonwealth al estilo inglés, al haber seguido la línea de pensamiento francesa que se insinuaba en la Ilustración, rompiendo la tradición hispánica.   

Y la izquierda, por el contrario, participa del discurso anti-imperialista, pues España sometía a estos países a una servidumbre institucional y económica, que no se compadecía con los conceptos de libertad e igualdad que circulaban por el mundo. Al trasladar esos conceptos al mundo latinoamericano, las cosas no vienen a resultar lo mismo, pues ciertamente la independencia vino a marcar un rompimiento profundo en lo político con el mundo colonial y el papel jugado por los próceres viene a colocar un pensamiento fundante, si bien no original, por lo menos  delimita dos áreas que formaron parte del mismo orden, pero que vino a romperse luego. Aquí, el pensamiento de derecha dominante sería el de Bolívar y,  Bolívar ya no sería monarquista, sino republicano, constitucionalista. Igual que Santander y toda la generación de la Independencia.

Y el pensamiento de izquierda, solo vendría a aparecer tardíamente, con los radicales, quienes sí se inspiraron a plenitud en la Ilustración francesa, rompiendo con algo que la generación de Bolívar no pudo, como fue el orden económico y cultural, y más concretamente con la Iglesia, con la centralización del poder, con la libertad absoluta de pensamiento.

A esta izquierda ya no le interesaba lo hispánico, menos la formación de una Commonwealth  española y por lo tanto, el rompimiento que produjo la Independencia, obedecía a la dialéctica de los tiempos, al progreso social, a la dinámica de las culturas que empiezan a desarrollarse. De ahí que no debía existir unión alguna entre el pasado y el presente, porque todo lo 'sólido se desvanecía en el aire', como decía Marshall Berman, (Siglo XXI Editores, l.99l).  Y a la izquierda actual, tampoco le sigue interesando.

A  la derecha, en cambio, sí le llamaría la atención una perspectiva que los ubicara de frente a la globalización, como pertenecientes a un grupo de presión hispánico ante la comunidad mundial. Pero de ahí a que hubiera abjurado del papel que cumplió la independencia, no creo, pues Bolívar obedecía a un impulso natural de una cultura que preexistía, que podría ser más telúrica que racional y que se alcanzó a insinuar cuando el movimiento de los Comuneros en l.78l, y luego al impulso que llevaban los tiempos, cuando los nacionalismos empezaban a imponerse. Vea el texto completo en raulpachecoblancoblogspot.com

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad