sábado 07 de febrero de 2009 - 10:00 AM

La negra tiene 'tumbao'

Hay que tener en cuenta que Piedad Córdoba es un  animal político. Una mujer cuyos movimientos están enderezados a lograr objetivos políticos. 

Así que su participación en la liberación de los secuestrados se debe a esa clase de objetivos, que bien pueden ser congraciarse con los colombianos, quienes la han venido mirando con desconfianza por su trato muy de entre casa con Hugo Chávez, su lenguaje subido de tono y actitudes anti-colombianas que en momentos han tenido sabor a traición a la patria. De pronto puro sabor. O de pronto su 'tumbao' que siempre se ladea  hacia la izquierda, mas sin embargo no ha querido desertar de las filas liberales para insertarse en las del Polo Democrático.

O también quiera lanzar señales con su colaboración con las Farc, de que en un proceso de paz ella resulta indispensable por su cercanía con la guerrilla. O de ser protagonista de primera página en los periódicos o noticia de portada de noticiero o de revista o que su voz de la costa pacífica se difunda para que la opinión pública afine el oído y la oiga.

Pero su protagonismo es innegable,  pues toma decisiones muy arriesgadas, en las que se juega el pellejo y se expone a que la gente le tumbe uno de sus turbantes en cualquiera de los aeropuertos del país.   Ahora ha sido muy coherente en sus posiciones, que vienen de una concepción política muy de izquierda, en donde se siente en su salsa porque para su olfato se avecinan vientos favorables para la izquierda en Colombia, si logra convencer a la guerrilla de que ellos son los únicos que están sosteniendo tanto a Uribe como a la derecha, que ya no da un brinco en Suramérica, desesperada de sus militares, de sus partidos políticos, de sus líderes tradicionales, de un neoliberalismo rampante que llevó a la crisis a Venezuela, luego de la segunda administración de Carlos Andrés Pérez, a la Argentina, post Menem, al Ecuador, a Perú, a Paraguay, a Uruguay.

Si Piedad Córdoba logra ese objetivo de convencer a las Farc y comprometerlas en un verdadero y real proceso de paz y no de simple mamadera de gallo para ganar tiempo y posiciones, el turbante que hoy lleva con tanta gracia, se convertirá en  insignia nacional y todas las mujeres buscarían ponerse a la moda, poniéndoselo para las actividades diarias.  Hace rato que el país no produce un líder de izquierda de verdadero arraigo popular y si muchos pensaron en el Polo, se llevaron su decepción. En cambio Piedad Córdoba tiene 'tumbao', como lo tenía Cecilia Cruz cuando cantaba y bailaba con la Sonora Matancera.

P:D: Es una sensible pérdida para el periodismo santandereano, la muerte de Eduardo Toledo Ramírez , un hombre culto, de ideas muy arraigadas y una dedicación de tiempo completo con su vocación.. Paz para su tumba.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad