sábado 16 de mayo de 2009 - 10:00 AM

La noche de la iguana

Se trataba de manifestar la complacencia de una comunidad por el nombramiento de uno de los suyos para un cargo tan importante como la Procuraduría.

Y en este caso muy bien representada por Alejandro Ordóñez Maldonado, quien hace honor a su estirpe y a esa misma comunidad que lo vio nacer, crecer y desfilar con los pabellones de Tradición, Familia y Propiedad, hacerse abogado, magistrado de su tribunal, profesor universitario y luego Presidente del Consejo de Estado, ya en Bogotá y ahora Procurador. Inició la tanda de discursos el doctor Cortissoz, quien nos habló del sentido de la reunión, inicialmente familiar, pero que luego los desbordaría hasta tener que ampliar la cobertura para el resto de personas vinculadas al homenajeado, entre las cuales estaba la comunidad contenta por sus logros. Lo siguió el alcalde Fernando Vargas Mendoza, con tiempo suficiente para exaltar sus virtudes y para pedirle apoyo para su plan bandera de crear la ciudad-región con base en Bucaramanga.

Luego continuó el gobernador Horacio Serpa, a quien se le notaba su ayuno de plaza pública y en lenguaje encriptado le dijo hasta mico al Procurador por haberse plegado a la política del presidente Alvaro Uribe, que demostrara su independencia del ejecutivo para que así pudiera llevar a buen término una higiénica política como Procurador y no como Celestina del poder. Fue un discurso de plaza pública, que hizo vibrar los cimientos del viejo Club del Comercio, que se estremeció con su verbo y su vibrato, hasta hacer emocionar al auditorio, que contagiado ya de la psicología de las masas, se dejó llevar por una emoción pasajera, sin darse cuenta de lo que estaba diciendo el gobernador.

Este aprovechó el momento para continuar en su campaña política hacia la Presidencia, transitoriamente suspendida y que había comenzado con su propuesta de salir a la plaza pública a detener la reelección. Buscaba con ello un doble efecto: que se fijaran en él como posible candidato y que el Procurador lo sancionara, para que colgado de ahí colocara su plataforma de lanzamiento, convirtiéndose en cordero pascual del Inquisidor convertido en Procurador. Pero como éste no pisara la cascarita puesta por el Gobernador, estaba irritado con él y ¡qué mejor ocasión de regañarlo que esta y retarlo de nuevo a que se atreviera a sancionarlo, como era su deber de Procurador, tal como lo había hecho el Procurador Aramburo con el presidente Carlos Lleras¡

Le siguió en la tanda de discursos el Presidente de la Corte Constitucional, Nilson Pinilla, quien le bajó los decibeles a la reunión y en tono académico resaltó las virtudes del Procurador y su trayectoria. Ajeno a los avatares políticos, se desenvolvió en el plano de su disciplina, sin caer en tentaciones transversales. Vea el texto completo en raulpachecoblanco.blogspot.com

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad