domingo 15 de marzo de 2009 - 10:00 AM

Escasean los liberales

Los liberales han sido siempre grupos minoritarios. Los partidos auténticamente liberales siempre han sido grupos reducidos, pero no menos importantes para equilibrar los poderes y evitar los extremismos y los fanatismos. Porque ser liberal es un talante, una forma de pensar, una posición difícil.

Aristóteles decía que la virtud está en el centro, en el 'áurea mediocridad'. Los extremistas los acusan de falta de definición, los fanáticos de debilidad.
En algunos países, especialmente donde el pensar independiente es escaso o peligroso, los liberales son considerados peligrosos como subversivos que son de todo dogmatismo o autoritarismo.

El liberal privilegia el pensamiento individual sobre las ideologías de masas; es radicalmente crítico.
El liberal no está en los extremos, privilegia el equilibrio dentro de una flexibilidad racional y circunstancial.
El liberal es por esencia respetuoso de la dignidad humana. Por ese motivo es tolerante hacia las personas equivocadas aunque no lo sea a sus errores.
El liberal odia la uniformidad pero ama la igualdad de todos los seres humanos y defiende sus derechos fundamentales. Odia los privilegios, los grupos de poder, los monopolios y oligopolios en busca de promover la igualdad de oportunidades para todos. Los valores humanos personales y sociales son inclaudicables ante los demás valores. Su siembra fundamental no es en las cosas sino en las mentes y corazones de los hombres mediante una educación liberadora y solidaria.

En Colombia escasean los verdaderos liberales aunque sean muchos quienes afirman serlo. La libertad de pensamiento y de palabra responsable es poco respetada aún entre quienes se denominan liberales.  He aquí algunos ejemplos ilustrativos.
Un semanario que se dice 'liberal' publicó en primera plana acusaciones inexactas contra un magistrado, el cual, con toda justicia exigió rectificación con el mismo despliegue.

El semanario se negó a hacerlo y su director fue entutelado por un juez. Se le vinieron encima todas las influencias y la prensa 'liberal' a nombre de 'libertad de expresión', como si ella no estuviera unida a la responsabilidad. ¿Dónde esta el respeto por la igualdad y por la dignidad humana ultrajada? Análoga es la situación de una columnista 'liberal'.

Un probo e intachable jurista es vetado como candidato a Procurador por varios columnistas 'liberales' por ser católico creyente y practicante y por discrepar de ellos en ciertas convicciones. ¿La 'libertad de pensamiento' es acaso sólo para quienes piensan como ellos?  Para ellos es una lacra ser católico pero no lo es ser marxista. ¿A dónde van a parar la igualdad y la ecuanimidad? ¿Qué pensar de aquellos 'liberales' que buscan rehacer su confrontación con los 'godos'?  Ser liberal es, pues, difícil, pero ciertamente muy honroso.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad